Generar Piel nueva reprogramando las células de una herida abierta

 

Cuando nos hacemos un rasguño, el organismo es capaz de restañar el daño y volver a cerrar la herida en poco tiempo. En cambio, si la lesión es muy grave y extensa, esos mecanismos de reparación no son igual de eficientes y no consiguen que la piel cicatrice.

el panorama podría cambiar gracias a una investigación dirigida por el español Juan Carlos Izpisúa desde el Instituto Salk de EEUU. Su trabajo, publicado ayer en Nature, deja entrever en el horizonte una posible nueva opción para los pacientes. En concreto, han desarrollado una técnica para transformar directamente las células de una herida abierta en nuevas células de piel. A través de reprogramación celular, estos investigadores han logrado regenerar piel de ratones, que este tejido nazca a partir de lesiones en los animales.

El trabajo abre la puerta a la posibilidad de regenerar los tejidos y órganos sin necesidad de implantar nada externo -como hace por ejemplo una salamandra cuando pierde la cola-, lo que tiene enormes implicaciones «en la rama de la medicina que trata de reemplazar a aquellos tejidos y órganos que dejan de ser funcionales por enfermedad, accidente o por envejecimiento».

Nunca antes había sipo posible crear un tejido completo en el interior del propio organismo y sin necesidad de un trasplante externo.

Los investigadores partieron de la observación de que en la curación de las pequeñas heridas resulta clave el papel de los queratinocitos basales, células similares a las madres que actúan como precursores de diferentes tipos celulares y que migran a las heridas desde el tejido adyacente para promover su curación.

El hallazgo no sólo podría ser muy útil para atender a grandes quemados o a personas con graves úlceras en la piel, como muchos diabéticos, sino que abre una gran puerta en otros ámbitos, como «la cirugía plástica, el cáncer de piel o incluso el deterioro natural de la piel como consecuencia del envejecimiento».

 

Pin It en Pinterest