La NASA y el Hotel Espacal

por | May 30, 2016 | Ciencia | 0 Comentarios

La NASA logra desplegar la ‘casa hinchable’ para astronautas

La Agencia Espacial Estadounidense (NASA) ha logrado desplegar con éxito en la Estación Espacial Internacional (ISS) el módulo hinchable BEAM, un prototipo que servirá para estudiar si en el futuro este tipo de habitáculos puedan alojar a astronautas en la Luna o Marte.

En este segundo intento, el astronauta de la NASA Jeffrey Williams ha inflado la cápsula a través de una válvula, como si se tratase de un globo, a 400 kilómetros sobre la Tierra. Después de más de 7 horas y de haberle inyectado aire en varias ocasiones, el llamado Bigelow Expandable Activity Modul (BEAM) se desplegó como estaba previsto, según se podía comprobar gracias a las imágenes difundidas en directo desde la ISS.

 

Una vez alcanzada su máxima capacidad, de unos cuatro por tres metros, Williams ha procedido a abrir ocho tanques de aire dentro del BEAM, para llevar la presurización a niveles cercanos a los de la ISS.

Williams podrá entrar en la cápsula hinchable dentro de más o menos una semana, cuando se hayan realizado todas las pruebas necesarias para comprobar que no hay fugas.

El jueves pasado se hizo un primer intento de desplegar el módulo que finalmente fracasó. BEAM (Bigelow Expandable Activity Modul) fue instalado en abril en la ISS, hasta donde llegó en el carguero Dragon.

La cápsula hinchable permanecerá dos años acoplada a la ISS para ser sometida a pruebas y exámenes. Los astronautas deberán verificar si la estructura es capaz de proteger de forma fiable a los seres humanos de la radiación cósmica, las temperaturas extremas, la basura espacial y los micrometeoritos.

BEAM es un proyecto conjunto de Bigelow Aeroespace, una empresa privada estadounidense, y la NASA.

4IHKkdPq

 

BEAM, casa para astronautas y hotel de vacaciones

Cuando está plegado, el módulo mide dos metros de longitud y dos metros y medio de diámetro. Una vez inflado, se convierte en un pequeño dormitorio de tres metros de diámetro y 16 metros cúbicos de volumen.

El habitáculo no tiene ventanas y está compuesto por dos planchas metálicas, una estructura de aluminio y múltiples capas de materiales blandos. La NASA ha pagado a la compañía 17,8 millones de dólares por las pruebas realizadas con este módulo, que presenta la gran ventaja de que viaja plegado, reduciendo el espacio que ocupa y su peso durante los lanzamientos.

Agilizar las naves es una obsesión para los ingenieros y un elemento particularmente importante en viajes a destinos lejanos. Por eso, las agencias estudiarán la viabilidad de que este tipo de módulos inflables sirvan para establecer colonias en la Luna o Marte.

El empresario Robert Bigelow, que ya está desarrollando módulos mucho más grandes, defiende su uso tanto para construir hábitats para astronautas como para albergar en las próximas décadas un futuro hotel espacial para turistas cuando se desarrolle esta industria.

Fuente: http://goo.gl/uJTO2Z

 

.

 

[siguienteyanterior]

Pin It en Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: