Tinta, piel y macrófagos. Los macrófagos y el láser, una combinación clave para una eliminación más segura de los tatuajes

por | Feb 3, 2020 | Ciencia, Miscelánea | 0 Comentarios

Tinta, piel y macrófagos. Los macrófagos y el láser, una combinación clave para una eliminación más segura de los tatuajes

 

 

Han Hallado la forma de evitar que los fragmentos de pigmentos que se generan con la cirugía láser para eliminar los tatuajes se acumulen en los ganglios y vasos linfáticos

«La eliminación de tatuajes puede ser mejorada mediante la combinación de la cirugía láser con la ablación transitoria de los macrófagos presentes en el área del grabado. De esta manera, las partículas fragmentadas de pigmentos generadas por los pulsos de láser no serán inmediatamente recapturados, reduciéndose así las probabilidades de que sean drenados a través de los vasos linfáticos».

Investigadores del Centro de Inmunología de Marsella-Luminy (Francia) parecen haber hallado la clave para borrar los tatuajes de forma mucho más segura. Y es que si bien estos dibujos son para siempre, los macrófagos, esto es, las células encargadas de mantener la tinta en su sitio, no lo son.

Como explica Sandrine Henri, co-directora de esta investigación publicada en la revista « Journal of Experimental Medicine», «creemos que cuando los macrófagos cargados de pigmento del tatuaje mueren durante el curso de la vida adulta, los macrófagos vecinos recuperan los pigmentos liberados y aseguran de manera dinámica la apariencia estable y la persistencia a largo plazo de los tatuajes».

Pigmentos re-engullidos

Durante muchos años se pensó que el carácter ‘imborrable’ de los tatuajes se debía a la tinción de los fibroblastos que se encuentran en la dermis –la capa intermedia de la piel–. Sin embargo, las evidencias más recientes sugieren que lo que sucede es que los macrófagos de la dermis son atraídos por las heridas infringidas por las agujas mientras se realiza el tatuaje y que, una vez allí, engullen los pigmentos de una forma similar a como harían en caso de toparse con un virus, una bacteria o una célula moribunda. Así, y según esta teoría, los portadores de los pigmentos serían los macrófagos y no los fibroblastos. Pero con independencia de que sean unos u otros, que los tatuajes sean ‘para siempre’ exige que estas células sean inmortales. ¿Y ocurre así? Pues no.

 

En definitiva “La eliminación del tatuaje puede mejorarse si combinamos cirugía láser con la eliminación transitoria de los macrófagos presentes en el área del tatuaje. Como resultado, el pigmento liberado mediante pulsos láser no sería recapturado inmediatamente, algo que aumenta la probabilidad de que se drenen a través de los vasos linfáticos”

 

 

[siguienteyanterior]

Pin It en Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: