3 dietas para recuperar tu peso ahora que llega el buen tiempo

por | Mar 29, 2019 | Ciencia, Miscelánea | 0 Comentarios

3 dietas para recuperar tu peso ahora que llega el buen tiempo

Volver a tener una vez más esa figura que tanto te gusta.

 

.- Dieta Detox

Es una dieta depurativa que nos proporciona dos beneficios:

Primero estarás perdiendo peso y segundo, estarás limpiando tu cuerpo de todo aquello que le hace daño.

Esta dieta tiene muchas variaciones ya que es necesaria para limpiar partes específicas del organismo y también para desintoxicar el hígado, por lo que se conoce también como dieta hepática, es más que una simple dieta. Una de las particularidades de la dieta Detox es que no solo es perfecta para perder peso, sino que también te ayuda a purificar tu organismo de dentro hacia afuera, liberándolo de cualquier tipo de toxina perjudicial.

Se trata de un plan alimenticio donde el objetivo principal es inyectarle ciertas vitaminas y nutrientes al organismo para facilitar la eliminación de las toxinas, así puedes desintoxicar tu cuerpo para un mejor funcionamiento del mismo. Esta dieta se realiza a corto plazo, por lo que se convierte en una buena opción para las personas que no tienen mucho tiempo y quieren resultados lo más pronto posible.

Si lo vemos desde otro punto, estarás llevando a tu cuerpo a un punto cero. Un nuevo comienzo para que tu metabolismo comience a funcionar correctamente, tus órganos trabajen como debe ser y tu vida se llene de energía.

.- Dieta Dukan

Consta de cuatro fases que te permiten cocinar ciertos alimentos siempre y cuando no afecten la fase en la que te encuentras. La dieta de Dukan debe hacerse con gran cuidado para no provocar desajustes en el cuerpo, afectar su funcionamiento o el de los órganos, pues éstos   últimos son los encargados de que el cuerpo ejerza sus funciones adecuadamente. Esta dieta actua en el organismo, obligando al mismo a encontrar otra fuente de combustible como por ejemplo la grasa almacenada, haciendo que puedas bajar de peso constantemente y de una forma segura.

Las fases de la dieta Dukan son:

Fase de ataque

Esta fase es muy corta, donde el objetivo principal es adaptar el cuerpo a una nueva forma de alimentación.

Fase crucero

Esta es la fase en donde empezarás a perder peso, después de llegar al peso que quieres entonces podrás pasar a la siguiente fase.

Fase de consolidación

Es donde el cuerpo ya se adaptó correctamente a la nueva alimentación.

Fase de estabilización

Es la fase final y en esta ya debes haber cumplido con el objetivo que querías al iniciar la dieta.

Fases Dieta Dukan

 Fase Tiempo Kilogramos perdidos Ejercicio
Ataque 2 y 3 días Entre 3 y 5 30 minutos, 3 veces por semana
Crucero 7 días por kg Hasta 30 kg 30 minutos 4 o 5 veces por semana
Consolidación 10 días por kg 0 (mantenimiento) 30 minutos todos los días o 5 veces por semana
Estabilización Dieta continua 0 (mantenimiento) 40 minutos todos días de la semana

.- Dieta Proteica

Con ella no solo perderás esos kilos que ganaste de mas, sino que también te ayudará a reafirmar la masa muscular. Este tipo de dieta se basa principalmente en el consumo de alimentos con mucho contenido de proteínas. Una de las funciones más importantes de las proteínas es la de reparar y construir nuevos tejidos, además de mejorar todo el sistema inmunológico y restaurar la masa muscular.

Existen muchas formas de ver como hacer una dieta rica en proteínas, lo importante es tener en cuenta los alimentos que se pueden consumir y cuáles debes evitar. Las dietas proteicas son perfectas para perder peso, siempre y cuando se mantenga el equilibrio entre una buena alimentación y una rutina de ejercicios. La proteína animal contiene valores biológicos mayores a los de alimentos preparados, e indican la calidad de la proteína basada en el número de aminoácidos esenciales, en el nivel de absorción y uso que le de nuestro cuerpo.

¿Por qué esta dieta funciona?

Si tu objetivo es perder peso, las dietas proteicas son la mejor opción. Con un balance entre una adecuada alimentación, y actividad física podrás perder peso y mantener o reafirmar tu masa muscular. Otra de las razones por las que funciona, es porque se tienen muchas opciones para la ingesta de proteínas, por ejemplo se pueden consumir preparados proteicos que abundan en el mercado y que además vienen en variedad. Se presentan en diferentes sabores, también existen cremas, sopas, panes y yogures, además de las famosas barritas de proteína. Las dietas proteicas funcionan porque el cuerpo recibe alimentos altos en proteína que mantienen el cuerpo fuerte, reducen el apetito y generan una sensación de saciedad, a diferencia de algunos carbohidratos simples que son muy rápidos para digerir.

¿Pero cuántos carbohidratos necesito?

La recomendación de calorías diarias, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es de unas 2000 calorías, la ingesta de carbohidratos de acuerdo a este requerimiento es del 45 al 65% de las calorías totales, es decir de unos 225 y 235 gramos de carbohidratos al día. La deficiencia de carbohidratos en nuestro cuerpo, puede provocar una inadecuada producción de insulina, y consumirlos en exceso, podría elevar de manera drástica los niveles de insulina en nuestro organismo. Éstas reacciones pueden producir pérdida de masa muscular. De allí la importancia de cuidar las cantidades y los tipos de carbohidratos que comemos.

Tipos de carbohidratos:

Carbohidratos simples: en ellos se encuentra la fructsosa y la glucosa, componentes encargados de endulzar muchos productos preparados. Son azúcares sencillos que tienen un sabor atractivo, pero que el cuerpo los absorbe muy rápido, y así se segrega la hormona insulina, que estimula el apetito y favorece los depósitos de grasa. Ejemplo de este tipo de carbohidratos son el azúcar, las mermeladas, golosinas, frutas y algunas legumbres.

Carbohidratos complejos: presentes en fórmulas complejas de múltiples moléculas. A diferencia de los simples, el organismo utiliza la energía proveniente de estos poco a poco, por eso son de lenta absorción. Éstos aportan mayores nutrientes y vitaminas. Éstos están presentes en el trigo, la avena, legumbres, pasta, panes, algunos cereales procesados, entre otros.

 

 

[siguienteyanterior]

Pin It en Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: