La genocosmética ciencia aplicada a la belleza y salud de nuestra piel

por | Abr 1, 2017 | Ciencia | 5 Comentarios

La genocosmética ciencia aplicada a la belleza y salud de nuestra piel

Es bien conocido que el paso del tiempo se refleja en nuestra piel debido a múltiples factores, entre ellos la acción del sol, nuestros ritmos biológicos y otros factores externos como pueden ser el estrés y la ansiedad. Lo que acaba siendo la causa de nuestras arrugas, deshidratación, manchas y flacidez.  Estas acciones que inevitablemente acaban teniendo un efecto devastador en nuestra piel, hacen que se dañe el ADN de las células a medida que pasa el tiempo.

En definitiva:  El origen del envejecimiento de nuestra piel está en nuestro ADN, y es ahí donde debemos actuar para revertirlo.

La genocosmética nace por que no hay ni dos personas, ni dos pieles iguales. una forma diferente de cosmética que trata individualmente cada caso.

La principal diferencia respecto a la cosmética convencional es que sus ingredientes actúan en los genes de las células de nuestra piel, de ahí el nombre de genocosmética.

El primer paso para obtener un tratamiento a medida es tomar una muestra de saliva, a través de ella analizarán el ADN para definir qué genes están implicados en nuestro envejecimiento, arrugas o intolerancias.

Además del ADN, se estudian los hábitos del paciente, pues hay factores como el tabaco o el alcohol que también afectan a la piel. El tratamiento resultante será 100% personalizado e incluirá una mezcla de todo lo necesario para hacer que la piel retome su mejor época.

La genocosmética ofrece tratamientos antiaging personalizados que se basan en el estudio del ADN celular de cada una. Dado que la genética influye hasta en un 60% en el proceso de envejecimiento, tiene sentido que se ataque el problema desde ese mismo foco.

En general los estudios del ADN de la piel se centran en 9 aspectos fundamentales de la piel:

  • Sensibilidad del piel
  • Arrugas actuales
  • longevidad celular
  • Patologías dermatológicas que sufre el paciente.
  • Equilibrio hidrolípidico
  • Sensibilidad a la luz (fotosensibilidad)
  • Pigmentación
  • Elasticidad de la piel
  • Oxidación

genocosmetica

El ADN y la piel

No cabe duda de que el aspecto físico de una persona en cuanto al envejecimiento de su piel está totalmente ligado a su genética. El proceso de envejecimiento es complicado, se ha descubierto que hay hasta 1500 genes diferentes que afectan a este proceso y que están directamente relacionados con la textura de la piel, su hidratación (humedad de la misma), elasticidad, su capacidad de protección ante la luz del sol, su capacidad antioxidante, etc.

Para llegar hasta el ADN de la piel y garantizar su eficacia, los ingredientes tienen que alcanzar las células. Para ello hay que introducirlos en liposomas (cápsulas de tamaño nanométrico nanotecnología) que atraviesan la barrera de la piel hasta el núcleo de las células.. De esta manera penetran en la piel hasta llegar a su objetivo.

Guardar

[siguienteyanterior]

Pin It en Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: