6 razones para incluir las manzanas en tu dieta 

La manzana es considerada la reina de las frutas, por algo se dice que “una manzana al día, mantiene lejos al médico”, gracias a los numerosos beneficios que éstas aportan.  

Se encargan de reducir el colesterol, aportar energía, aliviar la diabetes y a su vez, es uno de los alimentos que ayudan con el estreñimiento de Nutrición Sin Más. 

En este artículo te mostramos 6 razones que te harán amar las manzanas y por lo tanto, sumarán salud a tu vida. ¡Es un alimento obligatorio! 

  1. Son un cóctel de nutrientes

Aproximadamente, una manzana contiene 42 calorías, 84 gramos de agua, 0.3 gramos de proteína, 0.6 gramos de lípidos y 15 gramos de glúcidos. 

En cuanto a las vitaminas que ofrece, se encuentran las del complejo B y C, lo que la hace perfecta para aumentar tus defensas y a proteger las células, ralentizando su envejecimiento. 

También ofrece minerales como el hierro, fósforo, calcio y potasio, así como también pectinas y flavonoides. 

Las pectinas previenen el estreñimiento y estimulan la evacuación de las heces, así también se encargan de reducir el colesterol y azúcar en la sangre. 

Por otra parte, los flavonoides se encargan de mantener la fluidez de la sangre; cuando ésta se espesa, se forman coágulos y podrías sufrir de un infarto.  

  1. Regulan la función intestinal

El consumo de manzanas resulta beneficioso para la actividad intestinal y por lo tanto, para el estreñimiento. 

Gracias a los ácidos málico y tartárico, que se encargan de inhibir la creación y formación de fermentos nocivos y de bacterias enemigas, es posible regular la función intestinal. 

Por si fuese poco, las manzanas contienen tanino, el cual es un compuesto vegetal que aporta grandes beneficios a la mucosa intestinal. 

  1. Mantienen y/o disminuyen tu peso

Si buscas perder peso, te recomendamos comer la manzana entera (ya que aporta muy pocas calorías), en lugar de un zumo.  

Al hacer el zumo, necesitarás más de una manzana para obtener una porción considerable y estarías añadiendo muchas más calorías de las necesarias. Con una entera es más que suficiente para mantenerte saciado.  

Las manzanas mantienen estable la glucosa en la sangre, lo que te permite sentirte satisfecho por una mayor cantidad de tiempo. 

Por el contrario, el zumo te mantendrá saciado por pocos instantes y aumentará tu apetito. 

Al comerla entera y cruda, no solo conseguirás perder o mantener tu peso, sino que también aliviarás el estreñimiento y asimilarás mejor sus propiedades. 

  1. Cuidan tu salud cardiovascular

Esta fruta es rica en pectina y polifenoles, lo que la hace perfecta para bajar el colesterol y para mantener a tu corazón en perfecto estado. 

La pectina, como lo habíamos mencionado anteriormente, previene la aterosclerosis (acumulación de grasa en las arterias) y las posibilidades de sufrir un ACV (accidente cerebrovascular). 

También se encarga de reducir la inflamación producida por diversas enfermedades cardiovasculares y diabetes. 

  1. Mejoran la apariencia de la piel y del cabello

Según estudios, el vinagre de manzana es de gran utilidad para aliviar las quemaduras y picadas de insectos en la piel. 

Tiene propiedades para calmar el dolor e inflamación en los pies ó personas que tienen “pie de atleta”. 

También es efectiva para combatir sarpullidos en la piel. 

En cuanto al cabello, el vinagre de manzana posee propiedades anti caspa y debes aplicarlo después de lavártelo. 

  1. Eliminan las alergias 

La manzana posee una gran capacidad absorbente gracias a la cantidad de fibra que contiene; ésta se encarga de limpiar el intestino, manteniendo su higiene y eliminando sustancias perjudiciales. 

Incluso podría servirte para bajar la fiebre al cortarla en rodajitas y mezclarla con 10 gramos de hojas de melisa, el zumo de medio limón, un trocito de canela, dos cucharadas de miel y medio litro de agua hirviendo. 

Luego déjalo reposar 10 minutos, deja colar el líquido y bébelo durante el día. 

Si consumes una manzana a diario, no solo mejorará tu salud en general, sino también te protegerás de una infinidad de trastornos. 

Sin embargo, si sufres de ardor estomacal o tienes tendencia a la diarrea, evita comer manzanas crudas, ya que de esta forma favorecen la acidez. Si las comes cocidas cumplirán el efecto contrario. 

Aunque existan estudios que indiquen que dos manzanas al día reducen el colesterol, debes evitar los excesos que podrían llevarte a la saturación. 

Es mejor que la consumas de forma regular, en alguna de tus tres comidas principales o como una merienda. Recuerda que el equilibrio es la base de todo.  

¡Inclúyelas ahora mismo en tu dieta! 

Autora del Post:

Edith Gómez
Editora – gananci.com

Edith Gómez
Editora – gananci.com

 https://www.linkedin.com/in/edithgomezbenitez

 

 

 

Pin It en Pinterest