Alimentos que te hacen envejecer más rápido y pueden estar sumándote años ( te estan envejeciendo….)

Un hecho demostrado ya es que “La apariencia y salud de la piel está ligada a nuestra alimentación.

Hábitos como fumar, tomar alcohol, dormir bien, cuidarse la piel y por su puesto la dieta. Diferentes investigaciones indican que hasta un 80% del envejecimiento se relaciona con el estilo de vida.

“Una dieta carente de nutrientes y antioxidantes, rica en grasa proinflamatoria, hipercalórica, sin duda nos envejece

Vamos a exponer en este post algunos alimentos que  consumidos en exceso envejecen ….:
.- Alcohol. Produce deshidratación, aporta calorías vacías y reduce los niveles de vitamina A en el organismo, un potente antioxidante que protege nuestra piel.El consumo irraciona acarrear problemas graves en el hígado y el riñón, consumir alcohol de manera prolongada puede producir:-* Couperosis,
-* Descamaciones
-* Acelerar el proceso de flaccidez cutánea, ya que también desorganiza las fibras de colágeno y elastina, responsables de la tersura y elasticidad del cutis.

Ademas de que la piel se muestra fatigada, cetrina, arrugada, seca y con los poros abiertos.

.* Azúcar y Refrescos azucarados: 

Hay quien ha denominado el azúcar como la droga del siglo XXI. El azúcar refinado se encuentra en infinidad de productos: galletas, caramelos, bollería, barritas…  El azúcar acelera la inflamación y hace que la piel envejezca más rápido.

El exceso  de azúcares, nos envejece, porque supone un mayor derroche metabólico, “El azúcar puede causar envejecimiento prematuro. Hay estudios que afirman que un factor importante el cual acelera el envejecimiento es la insulina disparada por el azúcar. También puede envejecer la piel cambiando la estructura del colágeno y aumentar la retención de fluido corporal”. Por otra parte los refrescos azucarados descalcifican, favorecen la ganancia de peso, aportan gran cantidad de aditivos, nos deshidratan y favorecen el síndrome metabólico (Hipertensión, diabetes, hiperlipidemia y obesidad).

El azúcar desencadena la glicación en el organismo, un proceso que puede acabar destruyendo las fibras de colágeno y elastino de la piel, provocando arrugas, manchas y flacidez.

La Organización Mundial de la Salud publicó en 2014 un código con recomendaciones para disminuir potenciales riesgos para la salud, en el que se subrayaba la limitación de consumo de bebidas azucaradas. Y es que estas, sobre todo las carbonatadas, se relacionan directamente con el aumento de peso y a problemas de salud como la diabetes.

 

.- Comida basura, carnes ricas en grasa ‘malas’, Harinas refinadas:

La mayoria contienen ácido araquidónico, un tipo de grasa proinflamatoria. Su exceso se relaciona con la inflamación crónica relacionada con patologías como la obesidad, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, enfermedades reumáticas, autoinmunes, digestivas, etc.

Patatas Fritas:

Comer patatas fritas tiene una baja calidad nutricional y una alta aportación energética. Aunque sea un snack apetecible, este tipo de alimento está relacionado con el exceso de formación de radicales libres que acortan la vida y envejecen la piel de forma prematura.

 

Carne procesada:La OMS afirma que la carne procesada no es buena para nuestra salud: contiene aditivos relacionados con la inflamación de cuerpo que afectan al colágeno y a la elasticidad de nuestra piel. Por lo que se acentúa la aparición de arrugas y marcas de expresión.Grasas:

Las grasas trans son uno de los mayores enemigos alimenticios, porque además se encuentran en la mayoría de comidas procesadas. Un estudio publicado en la revista Photochemistry and Photobiology en 2015 evidenciaba los daños que causan las grasas trans en la piel.

Los resultados relacionaban las grasas hidrogenadas que contienen la manteca y la margarina con las arrugas y el grosor de la piel.

Harinas:
Las harinas blancas están desprovistas de una gran cantidad de minerales y aportan almidones de rápida absorción que favorecen subidas de glucemia que nos hacen ganar peso y contribuyen a la inflamación crónica. Pon freno a las harinas refinadas. Recuerda que  Somos lo que comemos y lo que pones en tu plato afecta directamente a la aparición de la papada, especialmente si estás genéticamente predispuesto.

Pin It en Pinterest