¿Qué hacer cuando nos hemos quemado por el sol?

por | Jul 13, 2017 | Ciencia | 0 Comentarios

¿Qué hacer cuando nos hemos quemado por el sol?

A pesar de las reiteradas advertencias en todos los medios, las quemaduras solares continúan ocurriendo año tras año, verano tras verano.

De un año al siguiente olvidamos con demasiada facilidad que una quemadura solar, dependiendo del grado o intensidad de la misma puede ser tanto o más peligrosa que una quemadura por otra posible causa.

 

El primer signo es el enrojecimiento de la piel, ocasionado por la dilatación de los vasos sanguíneos. Y como segunda respuesta es la inflamación del organismo para reparar la lesión.

Posteriormente la piel empieza a perder su hidratación y se nota la sensación de tirantez. Las células de la piel empiezan a engrosar y a producir melanina como respuesta protectora a la exposición solar y como respuesta a proteger el ADN celular.

 

Las quemaduras por el sol cursan con enrojecimiento de la piel, inflamación y dolor. Si la quemadura es más importante, debido a que la piel es más sensible, o la exposición ha sido mucho más intensa, se pueden formar ampollas, y éstas podrían infectarse si no se curan bien y causar lesiones y marcas en la piel irreversibles.

¿Qué hacer cuando nos hemos quemado por el sol?

1 – Cuando vemos que nos hemos quemado, la piel está enrojecida e inflamada, y además estará caliente. Es por ello que la primera acción es bajar la temperatura de la piel.

  1. a) Se puede hacer duchas o baños con agua fría (en la medida que se soporte) es algo desagradable, pero es la mejor manera de neutralizar el aumento de la temperatura y detener esa quemadura con esta primera acción. Evitar en lo posible los baños con jabones o geles que pueden irritar más la piel.
  2. b) Si se han producido ampollas, es preferible dejarlas intactas o protegerlas con una gasa si se han abierto o se pueden romper. Bajo ningún concepto es aconsejable ni rascar ni pelar la piel manualmente.

2 – El segundo paso es hidratarla con productos nutritivos y regeneradores. Los componentes que podemos encontrar como efectivos son la centella asiática, la vitamina E, la lavanda, el ácido hialurónico o gel de aloe vera.

 

3 – La piel de los niños es la más vulnerable. Es por ello que no podemos olvidar que a lo largo de su vida pueden tener importantes consecuencias que quizás no las apreciemos en el momento.

Al más mínimo aspecto o señal de enrojecimiento se debe iniciar el tratamiento como si de una quemadura se tratase, ya que en una piel infantil puede aparecer la quemadura hasta 6 horas después de la exposición solar. Y puede tener su máxima lesión hasta las 24 horas.

Consejos para   prevenirlas

  1. Podemos prevenir los daños ocasionados por el sol simplemente evitando las horas de más riesgo de exposición solar, desde las 11h a las 16h.
  2. Aplicar filtro solar antes de la exposición solar y repetir su aplicación cada dos horas y/o después del baño”.***extremar los cuidados con la piel de los niños***

 

Para finalizar Después de una quemadura solar (quemadura en la piel), produce una importante pérdida de líquidos en el organismo, la piel se vuelve seca y tirante y suele picar.

Por lo que es aconsejable beber agua o zumos para compensar esta deshidratación sufrida por la quemadura. También es muy importante nutrir la piel bien a ser posible con productos que a la vez ayuden a su cicatrización.

Posteriormente, la piel se va a pelar y a su vez se vuelve más sensible a una nueva exposición solar.

Hidratar continuamente hasta que esté totalmente cicatrizada.

Después de una quemadura solar o de cualquier tipo. Se debería estar alejado del sol durante, al menos, dos días.

 

 

[siguienteyanterior]

Pin It en Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: