Evitar que el frío extremo maltrate tu piel

por | Ene 14, 2021 | Ciencia, Miscelánea | 0 Comentarios

Con las bajas temperaturas la piel puede sufrir alteraciones

Las bajas temperaturas que estamos viviendo estos días también pueden afectar a nuestra piel. En invierno, estamos expuestos al viento, al frío y a la baja humedad ambiental, por lo que se produce una sequedad excesiva en nuestra piel, además de tirantez, descamación, rojeces en las mejillas, sensibilidad y perdida de la luminosidad.

Para evitar todos estos males debemos recurrir a dos básicos que los expertos repiten de manera constante: la hidratación y la protección. Pero no solo a ellos, ya que el estrés con que sometemos a nuestra piel estos días merece que ampliemos los cuidados un poco más.

El invierno también se puede transformar en un gran enemigo para la piel de nuestros pacientes y nuestra piel muy expuesta a las inclemencias climatológicas (El frío, el viento y la nieve). A esto hay que añadir las calefacciones o los cambios bruscos de temperatura entre el calor de casa o de la oficina y el exterior, todo ello hace que nuestra piel se resienta perjudicar tu piel si no le proporcionas una dosis extra de cuidados necesarios.

Las zonas más sensibles a las bajas temperaturas son las mejillas, los labios, el cuello, el escote y las manos.

Debido a las bajas temperaturas, una de las alteraciones más frecuentes que sufre es la xerosis cutánea, vulgarmente conocida como piel seca que son más proclives a la deshidratación, y más susceptibles a sufrir ante las inclemencias meteorológicas ………. Por todo esto se puede provocar sensación de tirantez, descamación, hormigueo y picor en nuestra piel.

¿Qué pieles son más sensibles al frío extremo?

Todas puedes sufrir deshidratación, incluso las pieles grasas, pero las más sensibles son las pieles secas, las pieles que sufren alguna patología dermatológica como rosácea o dermatitis, las pieles hipersensibles y también las pieles maduras.

El contorno de los labios es una de las partes de nuestro cuerpo que más sufre con el frío. Si sentimos que escuece, debemos evitar pasarle la lengua porque lo único que conseguimos es aumentar la irritación. Lo mejor es hidratarlos con bálsamos.

¿Cómo cuidar la piel en los días más fríos del año?

.-. Utilizar la ropa adecuada

Cuando salimos a la calle debemos utilizar prendas de abrigo adecuado (guantes, gorro y calcetines), usar cortavientos y nada de prendas que afecten a la circulación. Es mejor llevar varias capas que una muy gruesa.

.-. Durante la ola de frío es esencial proteger la piel de la deshidratación. Para ello es importante incrementar la hidratación con cremas y aceites.

.-. Además de hidratar todas las mañanas, después de la limpieza, aconsejamos rehidratar siempre que se note la piel tirante.

.-. Por la noche, después de la limpieza, también hay que hidratar, por ejemplo, en pieles secas, podemos optar por aplicar algún aceite.

.-. Y un par de veces a la semana, utilizar una mascarilla hidratante.

*** Es muy importante

.-. Es conveniente evitar las fuentes de calor directa:

Cuando llegas de la calle congelada, es muy tentador poner las manos en la calefacción o acercarnos al fuego de la chimenea, pero debemos evitarlo porque ese contraste de temperaturas es muy dañino para la piel. 

.-. No olvidar el contorno de los ojos, aplicando una crema específica en esta zona.

.-. Un bálsamo labial para hidratar los labios tantas veces como necesitemos.

.-. En el cuerpo, después de la ducha, conviene aplicar una loción hidratante, ya que, aunque esta piel esté tapada y más protegida del frío, puede también sufrir sequedad.

En pieles sensibles y secas, hay que elegir geles de ducha hidratantes.

.-. Hay que prestar especial atención a las manos que hidrataremos, siempre después de lavarlas.

.-. Es esencial usar protección solar en el rostro si vamos a estar expuestos. El reflejo de los rayos UV en la nieve puede provocar quemaduras en la piel.

Frio Extremo

[siguienteyanterior]

Pin It en Pinterest