Evitar que tu hijo se haga pis en la cama

por | Nov 28, 2015 | Ciencia | 0 Comentarios

Evitar que tu hijo se haga pis en la cama

 

SOLUCIONES REALES A UN PROBLEMA COMÚN 

 

ojar las sábanas ha sido una preocupación recurrente para padres y madres tan importante que buscar una solución no puede depender de los “consejos” de Internet. Se trata de un problema médico que ha sido investigado por especialistas y recibe el nombre de enuresis. Teniendo en cuenta el alto porcentaje de niños que lo padece, resulta sorprendente que los últimos avances médicos no sean más accesibles.

Precisamente, con la intención de romper tabúes y mostrar la sencillez de su diagnóstico y tratamiento, el doctor Ruiz de la Roja, a partir de su amplia experiencia como especialista en urología, y Yolanda Zaragoza González, han escrito el libro ¿Qué hacer para que mi hijo no se haga pis en la cama? (Saludable) en el que los pacientes cuentan con sus propios testimonios lo que ha supuesto este obstáculo en sus vidas y cómo han conseguido superarlo.

En este extracto del mismo se ofrecen una serie de respuestas que explican las causas por los niños se despiertan mojados cada mañana, las consecuencias físicas y psicológicas que puede tener para él y lo más importante: cómo ayudarlo.

Consejos prácticos para evitar la enuresis

Para saber exactamente cuáles son las recomendaciones más aconsejables que deben seguir todos los pacientes que padecen enuresis, es imprescindible conocer previamente cómo madura la vejiga a lo largo de los años y cómo se puede modificar la producción de orina en estos niños.

Lo que ha quedado claro a lo largo del presente libro es que los que sufren el pipí nocturno no lo hacen porque quieren; así que lo primero que debemos evitar son los castigos, algo que se ha venido sucediendo a lo largo de los tiempos, incluso en la historia más reciente.

Yo he asistido en la consulta a niños que incluso tenían la obligación de lavar las sábanas los días que amanecían mojados, o aquellos a los que se les imponía como castigo el tener que hacerse la cama durante esos días, y no como medida para responsabilizarse de las tareas del hogar, sino como una forma de represión. Con este tipo de actitudes lo único que se consigue es dañar psicológicamente al menor, además de torpedear su autoestima.

Recuerdo que me contaron el caso de una madre que atemorizaba a su hijo diciéndole que si seguía orinándose le iba a colocar unas planchas encima del colchón para proporcionarle una descarga eléctrica cada vez que se hiciera pis. Como es comprensible, esas amenazas lo único que hacen es incrementar el grado de ansiedad de estos muchachos, algo que agrava el problema de la enuresis. Lo que se debe hacer es todo lo contrario, y tener unas palabras de ánimo y apoyo a pesar de que el niño moje las sábanas, así como gratificar de alguna forma cuando él mismo amanezca seco.

 

Mojar las sábanas ha sido una preocupación recurrente para padres y madres tan importante que buscar una solución no puede depender de los “consejos” de Internet. Se trata de un problema médico que ha sido investigado por especialistas y recibe el nombre de enuresis. Teniendo en cuenta el alto porcentaje de niños que lo padece, resulta sorprendente que los últimos avances médicos no sean más accesibles.

Precisamente, con la intención de romper tabúes y mostrar la sencillez de su diagnóstico y tratamiento, el doctor Ruiz de la Roja, a partir de su amplia experiencia como especialista en urología, y Yolanda Zaragoza González, han escrito el libro ¿Qué hacer para que mi hijo no se haga pis en la cama? (Saludable) en el que los pacientes cuentan con sus propios testimonios lo que ha supuesto este obstáculo en sus vidas y cómo han conseguido superarlo.

En este extracto del mismo se ofrecen una serie de respuestas que explican las causas por los niños se despiertan mojados cada mañana, las consecuencias físicas y psicológicas que puede tener para él y lo más importante: cómo ayudarlo.

pis en la cama

Consejos prácticos para evitar la enuresis

Para saber exactamente cuáles son las recomendaciones más aconsejables que deben seguir todos los pacientes que padecen enuresis, es imprescindible conocer previamente cómo madura la vejiga a lo largo de los años y cómo se puede modificar la producción de orina en estos niños.

Lo que ha quedado claro a lo largo del presente libro es que los que sufren el pipí nocturno no lo hacen porque quieren; así que lo primero que debemos evitar son los castigos, algo que se ha venido sucediendo a lo largo de los tiempos, incluso en la historia más reciente.

Yo he asistido en la consulta a niños que incluso tenían la obligación de lavar las sábanas los días que amanecían mojados, o aquellos a los que se les imponía como castigo el tener que hacerse la cama durante esos días, y no como medida para responsabilizarse de las tareas del hogar, sino como una forma de represión. Con este tipo de actitudes lo único que se consigue es dañar psicológicamente al menor, además de torpedear su autoestima.

Recuerdo que me contaron el caso de una madre que atemorizaba a su hijo diciéndole que si seguía orinándose le iba a colocar unas planchas encima del colchón para proporcionarle una descarga eléctrica cada vez que se hiciera pis. Como es comprensible, esas amenazas lo único que hacen es incrementar el grado de ansiedad de estos muchachos, algo que agrava el problema de la enuresis. Lo que se debe hacer es todo lo contrario, y tener unas palabras de ánimo y apoyo a pesar de que el niño moje las sábanas, así como gratificar de alguna forma cuando él mismo amanezca seco.

Es fundamental abordar el problema con palabras de apoyo y ánimo

Como hemos visto previamente, estos chavales suelen tener una mayor producción de orina por la noche, por lo que una de las primeras medidas que debemos adoptar es restringir el líquido por lo menos tres horas antes de que se vayan a la cama. Eso sí, durante el resto del día pueden beber el líquido que ellos precisen sin ningún problema. También habrá que tener en cuenta que los alimentos consumidos durante la cena no tengan un alto contenido en agua; es decir, se deben evitar platos como son un consomé o una sopa, y también frutas, como, por ejemplo, la sandía.

Es importante que estos jóvenes vacíen regularmente su vejiga, y para ello lo más recomendable es que lo hagan aproximadamente cada tres horas. Con ello conseguiremos que la vejiga se vaya adaptando a lo que se considera una micción normal y poder llegar a tener un control absoluto de la orina por la noche.

 

Sería también deseable que a los niños a los cuales dispensamos untratamiento médico les retiremos de inmediato el pañal nocturno pues, de otra forma, existe riesgo de perpetuar el problema en el tiempo.

Así, también es aconsejable, que el propio muchacho elabore un calendario en el que vaya anotando, día a día, las mañanas que amanece seco y las que se despierta mojado, con el fin de ver los progresos adquiridos con el tratamiento instaurado. A la vez se puede premiar cuando se consiga el objetivo deseado durante varias noches seguidas.

Un problema que viene de lejos

Hace años era habitual emplear una forma de recriminar el pis nocturno, que consistía en tender las sábanas mojadas en un lugar visible para que el viandante las observara. Con esa actitud se intentaba ridiculizar al joven que se orinaba encima. Y si nos remontamos unos siglos atrás, veremos que aún eran más despiadados con estos niños, ya que la forma de atemorizarlos a veces pasaba por obligarles a que apretaran entre sus manos un ratón vivo, o que se aproximaran a la cama de un moribundo que estuviera a punto de fallecer para que sintieran miedo de verdad.

A los dos o tres años es cuando los niños aprenden a vaciar la vejiga; por eso es importante que a esa edad sepan que el chorro de la orina debe ser continuo y que nunca deben cortarlo, algo que por desgracia desconocen muchos padres, ya que existe una creencia popular que afirma todo lo contrario.

Es determinante suprimir las bebidas, así como reducir la sal a la hora de la cena. Evitar el consumo de chocolate y de bebidas que contengan gas a lo largo de la tarde también son medidas que reducirán las posibilidades de que el niño moje la cama.

De hecho, si uno revisa libros de medicina de los siglos XVIII y XIX, se puede comprobar que ya se hacían recomendaciones culinarias para estos chavales, que pasaban no solo por reducir la sal de la dieta sino también por evitar los alimentos agrios o ácidos porque podían ser irritantes para la vejiga. También se insistía en que había que reducir el consumo de té y moderar la ingesta de carne, aunque esto último no tiene una explicación lógica en la actualidad.

Otra cosa a tener en cuenta es que si comenzamos un tratamiento prescrito por un médico, no es necesario que despertemos al niño varias veces en la noche para que vaya al cuarto de baño, ya que terminará mojando las sábanas igualmente. Además, tanto el niño como los padres verán muy mermado su descanso.

 

Hace años se pensaba que dormir tumbado boca arriba facilitaba la enuresis. Para evitarlo, fijaban a la espalda del menor una tablilla de madera que tenía adherida una punta metálica, y si el sujeto intentaba adoptar la posición supina se terminaba clavando el objeto. En otras ocasiones se realizaban auténticas barbaridades como era aplicar un torniquete alrededor del pene, para evitar el escape de orina, aunque con ello lo único que conseguían era que el miembro se gangrenase por falta de riego sanguíneo. Actualmente se es mucho más condescendiente con estos niños, y lo único que hay que hacer es seguir algunas pautas básicas como, por ejemplo, acostarles regularmente a la misma hora y siempre después de que hayan vaciado totalmente la vejiga.

Otra medida fundamental es evitar el estreñimiento, lo que quiere decir que el muchacho tiene que realizar más de tres deposiciones a la semana. De lo contrario, se puede producir una alteración en los músculos de la pelvis que colaboraría a que la vejiga no se vacíe adecuadamente después de cada micción. Además, el estreñimiento puede favorecer que el niño tenga una sensación urgente de ganas de orinar, e incluso a veces se puede asociar con un escape de orina a lo largo del día. Por ello, una alimentación rica en fibra a través de frutas y verduras, realizar una actividad física diaria o beber líquido a lo largo del día es muy recomendable.

 

Cuando veamos que el niño tiene una sensación imperiosa de orinar y no haya un estreñimiento de fondo, podemos suponer que la vejiga tiene signos de ser todavía inmadura. Ahora bien, hay que tener en cuenta que en los adultos esa sensación de necesidad urgente de orinar se suele presentar en distintas situaciones, como cuando oímos el ruido de un grifo abierto, al entrar a la ducha o incluso ante un día frío y lluvioso.

pis en cama iii

Hay solución

A lo largo de los siglos, como no se sabía la forma de corregir el problema que suponía el pis nocturno, se recurría incluso a los rezos, con el fin de implorar a los santos para que aquello desapareciese. Este es el caso de Alemania, donde se realizaban plegarias a San Vito cuando un niño se orinaba en la cama o padecía de estreñimiento. En Rumanía las oraciones se dirigían a Santa Catalina. Lo cierto es que el chaval dejaba de hacerse pipí cuando maduraba su vejiga y no cuando el santo quería.

En ocasiones se les trataba a estos niños con una gran crueldad, obligándoles incluso a beber su propia orina, y tampoco era infrecuente hacerles dormir a la intemperie, ridiculizarles delante de los amigos e incluso rodearles al cuello el pijama mojado, con el fin de intentar darles un escarmiento.

Es fundamental que los padres sean discretos a la hora de contar el problema de su hijo. De lo contrario, el tema puede servir de burla o escarnio, pues los niños a estas edades suelen ser muy crueles y siempre se ceban con el más débil. Lo más recomendable es sincerarse solo con aquellas personas que nos puedan prestar algún tipo de ayuda. Aunque es un tema del que no se habla con frecuencia, es determinante que los chavales que se hacen pis en la cama sepan que no son los únicos, ya que son demasiados los que sufren el mismo problema. Eso les supondrá darse cuenta de que no son bichos raros y que orinarse en la cama es más común de lo que piensan. Por otro lado, es bueno que todos estos muchachos, así como sus padres, sepan que existen tratamientos efectivos para solucionar la enuresis, para que de esta forma no se tenga que perpetuar el problema, y el trauma que supone, hasta edades avanzadas.

 

Recuerdo que un paciente me contó que se orinó hasta los dieciocho años. Era de un pueblo de Córdoba, y allí la costumbre era poner una piel de cordero seca (azalea) debajo de las sábanas, para que la humedad no traspasara al colchón.

Actualmente este tipo de medidas ya no tienen sentido puesto que hay otras formas de paliar la enuresis. Por eso a estos niños siempre les tenemos que mostrar con plena seguridad que su pipí nocturno se terminará corrigiendo.

Fuente:  http://goo.gl/om0RrA

Descárgate   Gratis  Nuestra   App

FALDON App

 

 

[siguienteyanterior]

Pin It en Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: