La Canela – Casia para Prevenir la diabetes tipo 2

 

https://youtu.be/z6_ohRmuuCw

Canela – Casia El “Ferrari” de los antioxidantes

 

La incidencia de la diabetes tipo 2 en el mundo se ha multiplicado por cinco.

En la prevención también puede jugar un papel muy interesante un ingrediente que seguramente usted ya tiene en su cocina: la canela. Esta especia podría disminuir el riesgo de padecer diabetes, ya que ayuda a estabilizar el nivel de azúcar en la sangre.

 

La canela ayuda a estabilizar el nivel de azúcar en la sangre estimulando los receptores de la insulina y aumentando su sensibilidad hacia esta hormona que hace disminuir la glucemia (nivel de azúcar en la sangre). Como respuesta, el cuerpo necesita producir menos insulina para provocar el mismo efecto. Esto aligera al páncreas, estimula el metabolismo y reduce la inflamación.

La canela una agradable forma de prevenir la diabetes siguiendo una dieta con un índice glucemia bajo o, dicho de otra manera, a base de alimentos que no se transforman demasiado rápido en glucosa y que no provocan por tanto picos brutales en la secreción de insulina.

 

 

¿De donde procede la Canela – Casia?

Los árboles de la canela más apreciados son los de Sri Lanka y China, que producen calidades distintas.

La canela de Sri Lanka es de color ocre y las ramitas se elaboran a partir de capas muy finas. La canela de China es de color rojizo más oscuro y las ramas son más gruesas. Además, éstas últimas tienen un gusto más amargo, menos dulce.

La principal diferencia entre ellas es el contenido en cumarina, un anticoagulante. El árbol de la canela de China, también llamado “casia”, tiene mucha mayor cantidad de cumarina, por lo que su canela se debe consumir con moderación en comparación con la canela de Sri Lanka.

Media cucharilla de canela al día es suficiente para beneficiarse de todas sus propiedades.

 

La Canela es conocida como el “Ferrari” de los antioxidantes

La canela es una de las plantas más ricas en antioxidantes del mundo, con un valor ORAC (del inglés Oxygen Radical Absorbency Capacity) -unidad con la que se mide el poder antioxidante in vitro– de 267.536, es decir, altísimo (¡cien veces mayor que el de la granada!).

 

Pin It en Pinterest