La contaminación envejece

La contaminación atmosférica está dañando su piel, envejeciéndola prematuramente y alterando el ADN de sus células.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), nos alerta de que  nueve de cada diez personas del mundo viven en algún lugar que sufre los efectos de la contaminación. En definitiva, su piel está envejeciendo a marchas forzadas por culpa de la polución ambiental.

En la actualidad estamos completamente rodeados por elementos tóxicos.

.- Dóxido de carbono de los escapes de los coches.

.- Hidrocarburos producidos por la quema de materia orgánica

.- Partículas en suspensión que emiten los sistemas de calefacción…

.- Humo industrial que llega desde los poligonos y  fábricas. .

.- Cenizas y polvo procedente de los incendios forestales.

    .- Ozono troposférico, un gas que surge a ras del suelo como resultado de una serie de reacciones químicas producidas por la contaminación en presencia de la luz solar y que, lejos de protegernos de las radiaciones del sol como hace este mismo gas cuando forma parte de las capas más altas de la atmósfera, realmente peligroso para la salud de la piel.

Las sustancias tóxicas del aire (contaminación) envejecen

“Radicales libres”  y “envejecimiento prematuro” dos definiciones de un mismo resultado ENVEJECIMIENTO.

Cuando las sustancias tóxicas del aire contaminado entran en contacto con la piel se activa un compuesto presente en sus células, el AhR (Receptor de Hidrocarburos Aromáticos). En circunstancias normales, este compuesto permanece atrapado por un complejo de proteínas, pero cuando la contaminación lo activa, escapa del complejo, migra hasta el núcleo de la célula y activa los genes responsables de la producción de radicales libres.

Consecuencias para la piel por la exposición a la contaminación:

  • Aparición de arrugas y pérdida de colágeno.
  • Reducción de los niveles de vitaminas E y C, los principales antioxidantes de la piel.
  • Estrés oxidativo.
  • Manchas, pérdida de elasticidad, deshidratación.
  • Alteración de la función de la barrera cutánea.

Cada piel reacciona de forma distinta frente a los agentes contaminantes y además hay que tener en cuenta otros factores como la mayor o menor absorción de los contaminantes en función del estado y las condiciones externas (temperatura, índice de humedad) en los que se encuentra la piel habitualmente. “No es tan importante el grado de exposición a la contaminación sino la sensibilidad cutánea y los cuidados que se le dediquen”.

Como evitar  la contaminación

    .- Es indispensable limpiar a fondo la piel dos veces al día, por la mañana y por la noche.

    .- Hidratar bien la piel y aplicarle productos ricos en sustancias específicas para luchar contra los radicales libres.

Es fundamental recurrir a la cosmética que incluya potentes ingredientes antioxidantes (vitaminas C y E, coenzima Q10…). Sobre todo en las personas que pasan más de tres horas al día al aire libre y en ambientes contaminados, la mejor opción es la aplicación de un serum con propiedades antioxidantes.

Recuerde:

“La contaminación se adhiere a la piel obstruyendo los poros y provocando la acumulación de impurezas. También incrementa la producción de radicales libres, que son los causantes del proceso de envejecimiento prematuro de la piel, principal responsable a su vez de la aparición de las arrugas. Además, las sustancias y elementos contaminantes deshidratan la piel y hacen que ésta pierda vitalidad, luminosidad y salud, por lo que luce un aspecto mate, apagado y sin vida.

 

Pin It en Pinterest