La criolipólisis, una técnica no invasiva para la reducción del tejido adiposo subcutáneo por enfriamiento controlado y localizado de los adipocitos.

 

Criolipolisis, varios estudios realizados, primeramente, en animales y luego en humanos, establecieron que este método destruye los adipocitos del área tratada, debido a la sensibilidad de este tejido al frío, con la consecuente reducción de la capa grasa sin daño evidente a la piel ni las estructuras circundantes.

En la actualidad existe una gran oferta de técnicas y procedimientos estéticos, ya sea para aumentar o reducir zonas, eliminar la grasa ó modelar zonas del cuerpo.

Una amplia variabilidad tecnológica se encuentra disponible para satisfacer la demanda de los usuarios, hombres y mujeres, brindando procedimientos más seguros y de menor costo, con tiempos de recuperación más cortos. La criolipólisis es una técnica no invasiva para la reducción del tejido adiposo subcutáneo por enfriamiento controlado y localizado de los adipocitos, la cual se propone como el procedimiento alternativo a la liposucción o a la lipólisis (técnica láser), siendo menos costos, menos riesgosa e igual de efectiva.

El equipo de criolipólisis se compone de un aplicador en forma de copa, que utiliza vacío moderado para tirar de la capa de piel y grasa, posicionándola entre dos placas de enfriamiento.

Éstas producen una intensa bajada de temperatura, lo que induce a la muerte de adipocitos del área de tratamiento; el hielo lipídico intracelular se forma alrededor de los 4 a 10° C (en comparación con el agua a 0° C). De hecho, en estudio demostró que, aún en condiciones de temperatura de 1° C, los adipocitos presentan daños y sus posibilidades de supervivencia disminuyen.

La propuesta estética actual para deshacerse de aquellos cúmulos grasos que persisten en pacientes que realizan dieta y ejercicio es la criolipólisis, la cual ha presentado resultados estadísticamente significativos, con efectos adversos leves que desaparecen a las semanas del tratamiento.

La criolipolisis surge como una técnica no invasiva, la cual es controlada y focalizada, cuya finalidad es la reducción del contorno corporal, para destruir el tejido adiposo subcutáneo a través de la apoptosis de los adipocitos, sin afectar al tejido circundante.

Si bien un solo tratamiento de criolipólisis puede bastar para resolver el problema de pequeñas acumulaciones de grasa localizada, los resultados no son inmediatos, sino que hay que esperar 2 o 3 semanas para comenzar a ver cambios considerables en el área tratada.

La criolipólisis tiene por objetivo reducir perceptiblemente la grasa subcutánea posteriormente de la aplicación de frío en caderas, abdomen, cara interna y externa de los muslos, carilla interna de rodillas, brazos, espalda alta y baja, flancos, tejido pectoral y área submentoniana (debajo del mentón).

Los mejores candidatos para realizar este tratamiento son aquellas personas que presentan un IMC ≤30 kg/m2 (el índice de masa corporal (IMC), que se calcula dividiendo los kilogramos de peso por el cuadrado de la estatura en metros (IMC = peso [kg]/ estatura [m2]). … Se considera que una persona es obesa si su IMC es superior a 30), realizan dieta y practican ejercicio de manera regular y están dispuestos a mantener los resultados de la criolipólisis mediante un estilo de vida saludable y activo.

 

Es muy importante resaltar el hecho de que esta técnica no está recomendada para pacientes con obesidad, dado que esta enfermedad sistémica crónica requiere tratamiento médico.

 

Aunque inicialmente, se pensó que, como el adipocito es destruido y fagocitado, la grasa podría liberarse a la sangre, aunque en cantidades despreciables; sin embargo, existen algunos estudios específicos que demuestran que este procedimiento no causa aumento de lípidos séricos.

Gran parte de los equipos de criolipólisis controlan la temperatura en grados Celsius o Fahrenheit, aunque en otros se modifica a través del FIE (Factor de Intensidad de Enfriamiento) el cual expresa el promedio de extracción de energía por centímetro cuadrado. Los equipos utilizan temperaturas en torno de -5 a -15º C, no se dispone de pruebas científicas de los efectos a -7 ° C sobre la epidermis y la dermis. La mayor parte de las investigaciones se han realizado a temperaturas superiores a las mencionadas anteriormente. Los FIEs más comúnmente utilizados en la criolipólisis varían entre 33 a 42 mW/cm2, en tratamientos de 60 a 120 minutos.

Las áreas tratadas incluyen caderas, abdomen, cara interna y externa de los muslos, carilla interna de rodillas, brazos, espalda alta y baja, flancos, el tejido del pecho y el área submentoniana (debajo del mentón).

Los eventos más frecuentes asociados a esta técnica son: moretones, eritemas, edema, dolor durante y a posteriori del tratamiento, hiperpigmentación, parálisis y entumecimiento, la mayoría de los cuales se resuelven entre los 15 y 40 días de realizado el tratamiento.

 

***Importante recordar***

Que este procedimiento estético no es aconsejado para pacientes obesos con flacidez cutánea considerable, pues no es una forma de perder peso o de tratar la obesidad.

 

 

Pin It en Pinterest