La dieta del Grupo sanguíneo, comer en función del grupo sanguíneo

por | Oct 20, 2019 | Miscelánea | 0 Comentarios

La formación es una inversión rentable. La formación no es una pérdida de tiempo o un gasto para la empresa.

La modalidad a distancia posibilita cursar los estudios desde cualquier lugar del mundo en el Campus Virtual NutriDermoVital

Diplomaturas técnicas medico estéticas, diseñado para realizarse íntegramente a distancia (online)

Desde cualquier parte del mundo y a cualquier hora. Ya no hay mas excusas para obtener Tu Diploma.

La dieta del Grupo sanguíneo, comer en función del grupo sanguíneo

 

Al igual que los genes influyen en el peso y en la capacidad del cuerpo para procesar ciertos alimentos, también lo hace, en teoría, el grupo sanguíneo.

“Cualquier plan (régimen) te puede hacer adelgazar, pero está relacionado con la cantidad de calorías que consumes, tu edad y lo activo que eres“.

“La premisa de esta dieta es interesante porque no recomienda exactamente los mismos alimentos a todo el mundo

 ¿En qué consiste exactamente?

Se basa en la teoría de que cada tipo de sangre representa ciertos rasgos genéticos de los antepasados en lo relativo con la evolución de la humanidad. Nació hace algo más de dos décadas de la mano del doctor Karl Landsteiner, quien descubrió los cuatro grupos sanguíneos: A, B, AB y 0 y ganó el Premio Nobel de Medicina en 1930.

Tres décadas un naturópata llamado James D´Adamo estudio y pulico una obra titulada El alimento de un hombre (One Man´s Food) que vería la luz en 1980. Sin embargo, fue su hijo, Peter D’Adamo el el que establecería ya esa conexión y desarrolló la dieta.

Tipo 0:

Son de todos los grupos los que tienen este tipo de sangre tienen un mayor riesgo a sufrir distintos trastornos inflamatorios y autoinmunes, así como artritis, asma y obesidad.Estas personas necesitan consumir mayores cantidades de carne magra, así como frutas y verduras. Los que son del grupo 0 mejoran con proteínas animales porque tienen una capacidad muy bien desarrollada para digerir alimentos con estos nutrientes y grasas.

Es recomendable que limiten el consumo de lácteos y huevos.

Tipo A:

Este grupo sanguíneo está más enfocado hacia una dieta vegetariana, basada en productos naturales. “Las personas con sangre tipo A están más predispuestas a padecer enfermedades cardíacas, cáncer y diabetes.

Los alimentos más importantes para las personas son sangre tipo A son las frutas, cereales, legumbres y verduras. A pesar de que el pescado tiene un amplio abanico de beneficios para la salud, su consumo debe ser limitado, del mismo modo que otros alimentos como carnes, embutidos, leche y derivados lácteos.

Tipo B:

Las personas con el grupo sanguíneo B tienen una mayor predisposición a quemar grasa, por lo que les resulta relativamente sencillo perder peso. En este caso es importante consumir grandes cantidades de frutas y verduras de hoja verde. También pescados, huevos y productos lácteos. Es importante limitar el consumo tanto de semillas como de frutos secos.

Los que forman el tipo B deben evitar el pollo, el maíz, el trigo, el trigo sarraceno, las lentejas, los tomates, los cacahuetes y las semillas de sésamo, y tomar más vegetales verdes, huevos, lácteos bajos en grasa y carnes como el cordero o el venado.

Tipo AB:

Las personas que se encuentran en este grupo se caracterizan porque tienen un sistema inmunológico muy tolerante, aunque su aparato digestivo es algo sensible. La dieta ideal consiste en evitar el consumo de carnes rojas y favorecer los pescados, mariscos, lácteos y frutas.

Los AB, tendrían que eliminar la cafeína, el alcohol, vinagre, alimentos en conserva, cítricos, pimienta y las carnes ahumadas o curadas y concentrarse en el tofu, los mariscos, los lácteos y los vegetales verdes para bajar de peso.

¿Y Por qué ocurre así?

Esta es la pregunta que todos nos hacemos, la otra cuestión es ¿por qué reacciona de forma tan diferente la sangre de unas personas con respecto a la de otras y a qué se debe la incompatibilidad manifiesta entre ellas en algunos casos?

 

Su conclusión es:

Cada grupo sanguíneo es el resultado de un momento de la propia evolución humana

..- El grupo sanguíneo del tipo 0 -el más antiguo y extendido- tendría más de 40.000 años de existencia y procedería de los hombres del Cro-Magnon, cuya alimentación se basaba en la caza y, por ende, en las proteínas de la carne.

.- El siguiente en aparecer habría sido el tipo A -entre 25.000 y 10.000 años- y apareció con las primeras sociedades agrícolas cuya alimentación se basaba en el consumo de cereales y vegetales, procediendo especialmente de Asia y Oriente Medio.

.- El tipo B procedería de las montañas del Himalaya surgiendo hace aproximadamente entre 15.000 y 10.000 años siendo propio de los habitantes nómadas de las estepas asiáticas.

.-  En cuanto al tipo AB habría surgido de la mezcla entre caucasianos (A) y mongoles (B).

Para los D’Adamo la reacción de cada uno de los tipos sanguíneos se debería a que la sangre guarda una especie de “memoria celular” que “recuerda” su ancestral tipo de alimentación.

 

 

Entonces, ¿por qué reacciona la sangre ante ciertos alimentos como si éstos fueran peligrosos enemigos a batir?

 Peter D’Adamo asegura que se debe a las lectinas de los alimentos.

¿Y qué son las lectinas?

Pues un tipo de proteínas cuyos antígenos también producen la activación del sistema inmune y, consecuentemente, el fenómeno de aglutinación en sangre. Algunas hasta pueden producir la muerte instantánea en presencia de cantidades infinitesimales al convertir los glóbulos rojos en coágulos que obstruyen las arterias. Es el caso de la ricina que contienen las semillas de castor (Ricinus communis) aunque afortunadamente la mayoría de las lectinas de nuestra dieta no son tan peligrosas.

Y lo + importante es que:

Cada grupo sanguíneo reacciona de manera diferente ante ellas. Es decir, hay lectinas alimentarias -hablamos siempre generalizando- que son rechazadas por las personas de un tipo de sangre mientras no ocurre así con otros para los que incluso son beneficiosas.

En suma, ingerir alimentos que contienen lectinas incompatibles con nuestro grupo sanguíneo puede ocasionar diversas dolencias e impedirnos reducir el peso en caso de sobrepeso u obesidad.

 

 ¿Y cómo saber a qué alimentos somos intolerantes?

Pues mediante un test de intolerancia alimentaria o sometiéndose al denominado Test del Indicán, un análisis que permite calcular la eliminación a través de la orina de indicán, una sustancia del grupo químico de las índoles que se elimina por medio de las heces y la orina cuando el aparato gastrointestinal y el hígado no consiguen digerir las lectinas de un alimento.

Como es obvio, cuando alguien consume alimentos ricos en lectinas incompatibles con su grupo sanguíneo se constatará una mayor eliminación de indicán al analizar la orina.

Resultados del test segun Peter D’Adamo:

.- Si el test da un valor de 0 ó 1 no hay problema,

.- Si marca 2 o 3 hay algún problema

.- Si la cifra alcanza 3 o 4 la situación puede considerarse crítica

En Conclusión, este tipo de régimen es el régimen ideal para cualquier persona dependiendo de cuál sea su grupo sanguíneo. Una característica que hace que el organismo necesite mayores o menores cantidades de determinados nutrientes.

 

[siguienteyanterior]

Pin It en Pinterest