La química de la felicidad: entre la serotonina y el triptófano

La serotonina, conocida como “hormona de la felicidad”. La serotonina es uno de los principales neurotransmisores del cerebro, es decir, actúa como un “mensajero”, implicado en diferentes aspectos del comportamiento y del estado de ánimo. Así, esta molécula es capaz de regular el apetito, el umbral del dolor, el sueño, los estados de ansiedad, de pánico y de depresión. Y, por el contrario, su carencia conlleva desajustes emocionales.

La serotonina (junto a la dopamina, la melatonina y la adrenalina) pertenece a la categoría de los denominados “monoaminérgicos”, aquellos que el organismo produce a partir de un solo aminoácido:

-¨-   .El triptófano (L-triptófano).

Este aminoacido  (L-triptófano) es la “materia prima” necesaria para la fabricación de la serotonina en el cerebro. Su importancia es capital ya que la serotonina afecta a las funciones cerebrales como la atención, la motivación o la emoción.

El problema es que  su efecto es temporal, por lo que es necesario aportar triptófano y otros precursores a través del torrente sanguíneo de forma sostenida. De lo contrario, esa materia prima se acabaría.

Además, hay que tener en cuenta que la serotonina también se convierte en la molécula N-acetilserotonina, precursora de la melatonina. Por ello, el triptófano también tiene una incidencia directa en los ciclos de sueño-vigilia.

En resumen, el triptófano es imprescindible para sintetizar la serotonina en el cerebro y debe ser aportado con regularidad. Dos neurotransmisores implicados en la fisiopatología y en el tratamiento de los trastornos del humor.

Pero, como va a ver a continuación, no siempre le resulta fácil cumplir su misión. Y cuando esto sucede, se refleja negativamente en las emociones que usted siente.

5-HTP: la clave de la felicidad

Es decir, la solución para mantener los niveles adecuados de serotonina estaría en la transformación del triptófano en su metabolito intermedio 5-HTP (se trata del mismo aminoácido que el organismo produce a partir del triptófano ingerido).

Son varias las ventajas sustanciales que el 5-HTP, como precursor directo de la serotonina, ofrece sobre el triptófano y que la ciencia ha detectado:

  • El 5-HTP llega al cerebro más fácilmente que el triptófano, ya que es capaz de atravesar la barrera hematoencefálica sin sufrir los intentos de captación por otros tejidos.
  • El 5-HTP se ha descrito como totalmente seguro para la salud y efectivo para aumentar los niveles de serotonina en el cerebro.

Por todo esto, el 5-HTP es el precursor ideal para sintetizar la serotonina en el cerebro, ya que accede hasta él directamente y no se producen pérdidas por el camino. Y por ello también es la mejor opción para ayudarle a salir de un bache y recuperar la estabilidad emocional.

A estas alturas ya se estará preguntando en que alimentos puede conseguir esta increíble sustancia……

En principio, el triptófano se encuentra en alimentos como el huevo, la carne, los lácteos, la soja y algunas frutas como el aguacate o el plátano. Pero es en La Grifonia donde realmente destata su contenido en este aminoacido:

Alimentos ricos en triptófano son

  • Carnes de pollo y pavo o pescado azul como el salmón y el atún
  • lacteos
  • yema de huevo
  • frutas como el plátano, la ciruela,piña, aguacate,dátiles
  • Chocolate negro
  • verduras como el brócoli, espinacas, remolacha, apio….
  • cereales integrales de arroz y avena
  • semillas de sesamo y girasol
  • algas como la espirulina

El 5-HTP que le ofrece la naturaleza

La grifonia (Griffonia simplicifolia) es una planta leguminosa de uso tradicional que crece en la sabana de varios países africanos. Históricamente sus hojas se han empleado para ayudar a curar cicatrices en uso tópico, el jugo de las mismas se ha utilizado como enema y para los trastornos de riñón y las habas o semillas como afrodisiaco y antibiótico.

Pero es su riqueza precisamente en 5-HTP lo que no tiene comparación.

Desde el punto de vista de su composición, las semillas de grifonia se caracterizan por un alto contenido (de media un 12%) de este precursor de la serotonina. Además, el 5-HTP que se encuentra en esta planta es exactamente el mismo aminoácido que el organismo produce de forma natural, y que es necesario aumentar en ciertos casos para asegurar una estabilidad emocional.

El triptófano es el precursor de la serotonina y  responsable también de la formación de melatonina y de la niacina. La melatonina implicada en los ciclos de sueño-vigilia y porque nos puede ayudar en episodios de insomnio.

Usos de Griffonia simplicifolia

Se le atribuye utilidad en los siguientes casos:

  • Control del estres
  • Control de los estados leves depresivos con ansiedad
  • Reducir la irritabilidad, la tristeza y la desmotivación
  • Ayuda a recuperar un sueño de calidad
  • Puede contribuir a reducir dolores de cabeza tipo migraña y su frecuencia
  • Efectos positivos en los síntomas de la fibromialgia
  • Inhibición del apetito, sobre todo en lo que se refiere a glucidos (cortahambre)
  • propiedades calmantes y antiestrés, favorece el sueño y la relajación.

Le ayudará a recuperar su equilibrio en caso de problemas de concentración, deterioro del sueño o incluso irritabilidad.

 

La griffonia contiene 5HTP (5-hidroxitriptófano) o triptófano que es un precursor de la serotonina, un potente neurotransmisor.

Por lo tanto, en el transcurso de 1 mes, griffonia le permitirá recuperar el sueño y la serenidad.

Contraindicaciones

Contraindicado para personas que toman medicamentos antiansiolíticos o antidepresivos.

 

Que pasa Cuando el triptófano no llega a su cerebro

El primer inconveniente con el que se encuentra el triptófano es su condición de aminoácido esencial, es decir, que el cuerpo humano no es capaz de fabricarlo a pesar de necesitarlo a diario. La única opción para evitar que le falte es su ingesta a través de la alimentación.

Pero la realidad es que la dieta no siempre aporta el triptófano necesario para que el organismo pueda sintetizar de manera natural las cantidades idóneas de serotonina (para regular el estado de ánimo) y de melatonina (para regular el sueño). Pues la dosis diaria que nuestro cerebro consume se encuentra en una horquilla  entre los 50 y 200 mg.

Y las cosas se complican aún más debido a un segundo obstáculo: en su tortuoso viaje hacia el tejido cerebral el triptófano también es requerido por otros tejidos del cuerpo para la síntesis de proteínas y de vitamina B3 (niacina).

En otras palabras, no todo el triptófano que usted ingiere con la dieta consigue llegar al cerebro ni es utilizado únicamente para la síntesis de serotonina.

Entonces, si la ingesta de triptófano es insuficiente y encima no todo el triptófano llega a su destino… ¿cómo es posible mantener los niveles adecuados de serotonina?

La naturaleza tiene la solución con ciertos metabolitos intermedios del triptófano que son capaces de “engañar” al cuerpo y llegar directamente al cerebro sin ser captados por otros tejidos.

Y la investigación científica ha demostrado que precisamente uno de ellos, el denominado 5-HTP (5-hidroxitriptófano), podría ser más efectivo para la síntesis de serotonina que el propio triptófano.

https://www.youtube.com/watch?v=WF4DUtFWJlc

Pin It en Pinterest