Lacto fermentación de las verduras

 

Uno los procesos de transformación más saludables (y a la vez desconocido) para sacar el máximo partido a las verduras: la fermentación láctica o lacto fermentación.

¿Qué  es el ácido láctico ese?

Nuestros fermentados pasan por el proceso de fermentación láctica, que no tiene nada que ver con la leche sino con el ácido láctico que se genera durante este tipo de fermentación concreta. Durante este proceso se forman los probióticos, una serie de organismos vivos que siguen activos cuando llegan a nuestro intestino o colon, se implantan en él y nos aportan beneficios que van desde reforzar el sistema inmunitario o la flora intestinal (entre muchas otras cosas).

Este sencillo proceso le va a permitir:

  • Multiplicar y mejorar los beneficios de las verduras.
  • Facilitar la asimilación de sus nutrientes.
  • Mejorar sus cualidades nutricionales.
  • Conservar las verduras de temporada para consumirlas más adelante.

Es decir, la lacto fermentación es capaz de convertir alimentos ya de por sí muy sanos en alimentos aún mejores.

Para que se haga una idea, mediante la acción de los lactobacilos (las bacterias responsables de la fermentación), las vitaminas presentes en las verduras no solo se preservan, sino que incluso… ¡aparecen otras nuevas! Como lo oye: vitaminas que antes no estaban presentes en los alimentos aparecen como por arte de magia tras este proceso (especialmente las vitaminas C, B y K).

Sin olvidar que los lactobacilos son de gran ayuda para la flora intestinal, imprescindible para el buen funcionamiento de nuestro sistema inmunitario.

Todo el orden lactobacillales y especialmente el género (genus) lactobacillus es MUY importante para el microbioma humano (nuestro ecosistema interior). Hasta ahora la ciencia ha identificado 152 species de lactobacilus.*

Los lactobacilus los encontramos por toda nuestra piel, la zona genital, y dentro del intestino también.  Van formando parte del ecosistema interior desde el momento en que nacemos cuando tomamos jugos vaginales del canal del parto de nuestra mamá (por eso la importancia de un parto natural siempre y cuando el cuerpo de la mamá lo permite).  Dependemos de los lactobacilus y de las muchas otras especies microbianas que forman parte del microbioma para que nuestro organismo funcione.  A todo estos microorganismos, los necesitamos para sobrevivir.

Uno de los mejores ejemplos de los beneficios de la lacto fermentación es el chucrut, la versión mejorada de la col común.

Un milagro llamado chucrut

Probablemente usted lo haya consumido en alguna ocasión, como acompañamiento de un suculento codillo, pero… ¿conoce las propiedades que realmente tiene el chucrut?

  • Es rico en fibra, minerales y vitaminas, especialmente en vitamina C (ya era utilizado en el siglo XVIII por los navegantes para evitar el escorbuto).
  • Reduce la mayoría de las inflamaciones digestivas.
  • Regula la acidez estomacal.
  • Su acción antiséptica lo convierte en uno de los mejores alimentos para prevenir la candidiasis o en caso de infección intestinal.
  • Es un excelente revitalizante del organismo.
  • E incluso reduce el nivel de glucosa en sangre, ya que el ácido láctico activa las funciones pancreáticas.

 

 

 

Pin It en Pinterest