Las mejores mascarillas: De las caseras a las de alta tecnología

por | Dic 9, 2016 | Ciencia | 0 Comentarios

 

Las mejores mascarillas: De las caseras a las de alta tecnología

 

  • Usar mascarillas: dos veces a la semana, recarga de energía y luz.

 

 

Solucionan los estragos propios del verano como la deshidratación, las manchas o el tono apagado. ¿Su baza? Potentes activos que actúan a niveles profundos de la piel en cuestión de minutos. La variedad está servida con las versiones sobre fibras impregnadas, en gel o arcillas que se aclaran con agua. Te presentamos las últimas innovaciones en materia de mascarillas faciales.

 

¿Versión casera?

Las actrices y ‘bloggers’ presumen de prepararse su propia mascarilla facial a base de yogur o miel, pero los expertos no son partidarios de la fabricación ‘home made’. “Aunque ciertos alimentos contienen vitaminas y principios activos, a diferencia de las fórmulas cosméticas estos no tienen vehículos para penetrar en la piel y su acción es nula”, explica Leticia Carrera, de los centros Felicidad Carrera. “Corren el riesgo de contaminarse y su conservación puede ser un problema”, añade Inmaculada Canterla, farmacéutica de Cosmeceutical Center. Es más seguro utilizar mascarillas eco formuladas de forma cien por cien natural o preparados frescos que realizan algunos laboratorios cosméticos como Lush, libres de conservantes, que se guardan en la nevera y tienen una fecha de caducidad corta.

De acción exprés

¿Quién no dispone de cinco minutos? En el tiempo en que se prepara un café o se repasa Instagram actúan las mascarillas inspiradas en el estilo de vida coreano ‘pali pali’ (‘¡deprisa, deprisa!’). Las hay hidratantes en textura de gel, que penetran de forma ultrarrápida en la epidermis; exfoliantes de arcillas o carbón activo, que cambian de color una vez evaporada el agua de la piel, se masajean y retiran con agua tibia, o soluciones efecto ‘flash’, capaces de crear una malla invisible tensora al instante

En sobre

De un único uso, la mascarilla puede ser de fibras vegetales como la celulosa (conocida como ‘sheet mask’) o de hidrogel, ambos materiales de origen natural, flexibles e hipoalergénicos. Se adaptan como una segunda piel para que los principios activos impregnados penetren en profundidad. Una sola puede contener el equivalente a 30 o 40 ml de sérum, de ahí la efectividad como tratamiento de choque una o dos veces por semana. Las hay purificantes, energizantes (con vitamina C), hidratantes, antiedad… “Es aconsejable aplicarlas tras realizar un ‘peeling’ enzimátic”, explica Paola Priano, de la Clínica Estética Beauty 10 en Marbella. Se dejan actuar 15-20 minutos y, como explica Inmaculada Canterla, “el producto sobrante se masajea hasta su completa absorción para un máximo beneficio”.

Alta tecnología

¿La última innovación? En Japón las propiedades aclarantes de las mascarillas antimanchas se potencian a través de aplicaciones de móvil. Mediante unas almohadillas planas que se colocan sobre las mejillas y van conectadas al teléfono, la piel recibe una ligera corriente eléctrica que estimula los principios activos. Otra sorprendente sensación sobre la piel es la que logran las termosensibles. Sus activos calientan la piel y abren los poros como en un protocolo de instituto. Otras liberan sus activos en reacción al calor corporal. Y la nueva genialidad son las máscaras secas. La firma Nanette de Gaspé (de venta en Colette, París) utiliza un exclusivo material japonés que aglutina potentes activos sin necesidad de agua.

mascara-antipolucin-resurfacing-atc-system-mask

 

 

 

 

[siguienteyanterior]

Pin It en Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: