Los ‘fillers’ Rellenos inyectables. Sin fobia a las agujas

 

¿Qué son?

Los fillers o implantes de relleno tisular son todos los productos sanitarios regulados por el Real Decreto 414/1996, del 1 de marzo, por la directiva comunitaria 93/42/CEE y por la Agencia Española del Medicamento del 1 de junio de 2009 que los define como “productos que se aplican mediante inyección, aguja u otro sistema de aplicación, cuya finalidad es modificar la anatomía y que se utiliza con finalidad plástica, reconstructiva y estética para corregir arrugas, pliegues y otros defectos de la piel, para aumento de pómulos y labios”.

La autorización de la AEM, deben ser suministrados en jeringa cerrada y de un solo uso etiquetados para su trazabilidad y testados.

 

Origen

El ácido hialurónico es biológico, la hidroxipatita cálcica y el betafosfato tricálcico son por biosíntesis y el ácido poliláctico es sintético y biológicamente inerte, todos son biodegradables, se degradan de forma natural a través de procesos naturales, no producen sensibilidad ni a corto ni a medio plazo, son completamente reabsorbibles, no cancerígenos, no tóxicos, no migratorios, tienen una consistencia similar al tejido y todos poseen documentación científica que lo avale.

Duración de los efectos

Los fillers faciales tienen una duración variable en función del material de relleno elegido. Lo normal es que duren de 6 meses a 2 años.

Existen también rellenos que tienen un carácter permanente, pero no son aconsejados por los expertos. Si el resultado no es el esperado y el relleno usado es temporal sus efectos desaparecerán en unos meses, recuperando el paciente la naturalidad de su rostro. Es más, productos como el ácido hialurónico se pueden eliminar de forma inmediata gracias a unas encimas.

https://www.amazon.es/Reafirmaci%C3%B3n-prevenci%C3%B3n-cuidado-los-senos/dp/8415833059

Diferencias entre los rellenos

A diferencia del Ácido Hialurónico, los rellenos de: Hidroxipatita Cálcica, Policaprolactona, Betafosfato Tricálcico y Ácido Poliláctico no tienen efectos inmediatos, hay que esperar dos meses mínimo. Estas sustancias estimulan la formación de colágeno, es decir, tienen una doble acción, dan volumen y al formar el colágeno tenemos un mayor número de células que también rellenan.

  • El ácido hialurónico (reticulado y/o no reticulado:   Efectos: Hidrata, da volumen y el efecto es inmediato. Nuestra piel pierde el ácido hialurónico con el tiempo, pierde grosor, consistencia, tono, la textura cambia. Aportarle lo que ha perdido es un gran beneficio para el metabolismo de la piel, para la textura, la luminosidad, da un aspecto más saludable.

Recordar que el ácido hialurónico es reticulado cuando se le ha añadido una sustancia para que retenga el agua, aumente de volumen y dure más. El ácido hialurónico no reticulado no da volumen, simplemente hidrata la piel y se aplica con la técnica de mesoterapia.

Tambien hay que tener en cuenta la reología, que es la propiedad fisicoquímica del producto, por lo que puede ser elástico, viscolástico o plástico. Evidentemente, desde el ácido hialurónico fluido hasta el plástico la reticulación va aumentando.

  • Hidroxipatita cálcica (Radiesse®): dura aproximadamente un año y además de su efecto volumen , genera la formación de colágeno produciendo un efecto tensor. Por lo general se realizan depósitos en abanico con la ayuda de una cánula. Los puntos de entrada coincidirán con zonas donde se necesite reducir la flacidez
  • Policaprolactona (Ellansé™): se puede ajustar su duración entre 1 y 3 años, dependiendo del tamaño de la molécula policaprolactona. Se inyecta muy bien, consigo resultados muy naturales con la técnica “botones de anclaje”, lo dejo en puntos de sujeción y los cruzo.
  • Betafosfato tricálcico (Atleán): dura 12 meses no está indicado para eliminar arrugas, sino flacidez, retrae la piel, no rellena como el ácido hialurónico.
  • Ácido poliláctico (Sculptra®): dura 18 meses, pero hay que preparar el producto un día antes del tratamiento. Tiene una desventaja adicional, y es que el producto se cristaliza; no se puede poner ni muy rápido ni tampoco lento, hay que aprender a cogerle el punto. El efecto es más plástico, pero no se percibe hasta que pasen al menos de 6 a 8 semanas.

“Los procedimientos no invasivos se pueden clasificar dentro de su temporalidad: rellenos de muy poca duración, de media duración y permanentes”

Inconvenientes

.- Pueden aparecer ligeros hematomas que desaparecen en pocos días. No se pueden inyectar durante el embarazo o lactancia.

.- Abstenerse con piel infectada, inflamada o con herida abierta. No son convenientes en personas que desarrollen queloides, enfermedades autoinmunes o diabetes descompensada.

Para finalizar ante la duda es mejor elegir los que no son permanentes y que se reabsorben, pues un producto permanente puede causar problemas sin solución.

,

Pin It en Pinterest