Oxígeno en el cometa de ‘Rosetta’

por | Oct 31, 2015 | Ciencia | 0 Comentarios

Oxígeno en el cometa de ‘Rosetta’

Ha sido toda una sorpresa. El cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko contiene moléculas de oxígeno, según se desprende del análisis de su atmósfera realizado con uno de los instrumentos de la sonda Rosetta, la nave espacial de la Agencia Espacial Europea (ESA) que está investigando en profundidad este objeto rocoso viajando junto a él durante más de dos años.

 

 

El equipo que estudia los datos recabados por el espectrómetro de masas Rosina que lleva a bordo la sonda publica esta semana en la revista Nature los detalles de la detección de abundante oxígeno en el cometa. Según aseguran, se trata de la mayor sorpresa que han tenido hasta ahora del análisis químico de la atmósfera de 67P/Churyumov-Gerasimenko.

“Nunca pensamos que el oxígeno pudiera sobrevivir durante miles de millones de años sin mezclarse con otras sustancias”, ha declarado Kathrin Altwegg, la científica que lidera las investigaciones con el espetrómetro Rosina y coautora del estudio.

Los orígenes del Sistema Solar

Debido a que el oxígeno es muy reactivo químicamente, se pensaba que durante las primeras etapas de formación del Sistema Solar se habría combinado con el hidrógeno, que debía ser muy abundante, para formar agua. Sin embargo, ahora creen que las moléculas de oxígeno detectadas en este cometa están presentes desde la formación del Sistema Solar, hace más de 4.000 millones de años.

“Los cometas han capturado elementos importantes durante la formación del Sistema Solar. El estudio de 67P nos ofrece información sobre la existencia de oxígeno molecular en las nubes interestelares donde se forman los cometas”, explica a EL MUNDO Laurence O’Rourke, coordinador de operaciones científicas de la misión Rosetta en la ESA.

Además de encontrar elementos esperados, como azufre y metano, cuando el instrumento analizó los gases del coma del cometa se encontró también con claras trazas de moléculas de oxígeno (02). Y la cantidad que contiene no es residual, ya que se trata del cuarto componente más común en la atmósfera del cometa, después del agua (H2O), el monóxido de carbono (CO) y el dióxido de carbono (CO2).

“Es probable que haya también oxígeno en otros cometas”, señala O’Rourke.

El oxígeno molecular es muy difícil de detectar a través de las mediciones realizadas con telescopios, lo que explicaría que hasta ahora esta molécula no haya sido observado en otros cometas. Ha hecho falta realizar mediciones in situen la atmósfera de este cuerpo para poder descubrir su presencia. “Es también asombroso que el ratio agua-oxígeno no cambie en diferentes lugares del cometa a lo largo del tiempo, lo que muestra que hay una correlación estable entre agua y oxígeno”, añade Altwegg, investigadora de la Universidad de Berna, en una nota de prensa.

Sí sabían ya que esas moléculas de oxígeno están presentes en los satélites de los planetas Júpiter y Saturno. Precisamente la sonda Cassini está haciendo este miércoles una zambullida en los géiseres en el satélite de Saturno Encélado, situándose a sólo 48 kilómetros de distancia para estudiar su composición. La presencia de oxígeno en estas lunas se explica, según los científicos, por el bombardeo de partículas de alta energía que proceden de los planetas que orbitan, un fenómeno que no ocurre en cometas como 67P.

Esas partículas de alta energía pueden separar el agua, generando oxígeno, hidrógeno y ozono, entre otras sustancias. Sin embargo, estos elementos sólo penetran unos metros en la superficie de estos cuerpos.

“Encélado es un objeto fascinante, que está muy activo, con grandes géiseres”, dice O’Rourke. Según explica Michael Kueppers, coordinador de operaciones científicas de la misión Rosetta, una de las cuestiones que Cassini intentará esclarecer es “de dónde procede la energía y la actividad de la luna Encélado”. Los investigadores también quieren saber qué elementos, además del agua, están presentes en este satélite, que creen que alberga un gran océano subterráneo.

La NASA ha aclarado que los instrumentos de Cassini no podrán en ningún caso detectar algún signo de vida, aunque sí podrán recabar información más precisa sobre su composición química, incluyendo moléculas orgánicas, que la recabada en otras aproximaciones que ha realizado anteriormente a más distancia.

14460441016895

Contactos con ‘Philae’

El cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko está en una fase de alta actividad así que, para evitar que el gas y el polvo que emite dañen a la sonda Rosetta, los científicos de la ESA la han alejado de su núcleo. Ahora está situada a 290 kilómetros de distancia, según detallan Michael Kueppers y Laurence O’Rourke. Para comunicarse con el robot Philae, que aterrizó en el cometa el pasado noviembre, es necesario que la sonda esté más cerca. Por ello, dentro de un mes, la sonda descenderá por debajo de los 200 km. de altura para intentar restablecer el contacto con el robot, que estaría recibiendo suficiente energía solar como para alimentar sus baterías y ponerse en marcha. El último contacto con Philae, que tiene dañados parte de los equipos que usa para transmitir y recibir las señales, se produjo en julio. “Sabemos que puede sobrevivir hasta finales de enero de 2016. Cuando nos situemos por debajo de los 200 km veremos en qué estado se encuentra y si con los fallos técnicos que tiene podemos comunicarnos con él”, dice O’Rourke.

 

Fuente:  http://goo.gl/R7SuyE

 

Descargate     Gratis   Nuestra   App

FALDON App

 

 

 

[siguienteyanterior]

Pin It en Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: