Piojos en verano

por | Ago 4, 2016 | Ciencia | 0 Comentarios

Piojos en verano

Los meses de verano, a pesar de haber terminado ya el periodo escolar, suelen ser bastante conflictivos en relación al contagio de piojos en niños, ya que pasan muchas horas en la calle y en las piscinas, donde comparten gorro o toalla. Por eso, debemos de prestar más atención si cabe para evitar su proliferación, iniciando un tratamiento que consiga acabar con estas liendres tan molestas. Eso sí, si no queremos hacer este tratamiento en casa, y no correr el riesgo de no obtener los resultados esperados, podemos acudir a alguno de los centros especializados que ofrecen este servicio de forma profesional, tanto para niños como para adultos.

Llega el verano, los chicos tienen vacaciones en la escuela y muchos piensan: pfff un respiro a la guerra contra los piojos… Pero no, estos bichitos, lejos de tomarse un descanso atacan nuevamente. El calor mejora la condición de vida y aumenta la reproducción de liendres.

¿Qué sucede? las colonias de vacaciones, areneros e incluso playas y ríos se convierten en escenarios propicios para el contagio. Conclusión: el verano aumenta las chances de que la molesta pediculosis se traslade de cabeza en cabeza.

La buena noticia es que el agua de la pileta no es uno de los ámbitos preferidos (sí la arena) para los piojos, puesto que no nadan. Si bien estos bichitos pueden sobrevivir durante períodos prolongados en agua con cloro, es poco probable que haya un riesgo significativo de contagio.

Otro mito es que el piojo salta, algo que no es así. El contagio se produce por el contacto de cabeza con cabeza o por compartir elementos como peines, vinchas, toallas y almohadas, entre otras.

Guerra a los piojos.

Los piojos son parásitos que pueden vivir en la cabeza de las personas, ya que no pueden alimentarse de sangre de ninguna otra especie, constituyen una verdadera epidemia mundial altamente contagiosa y la padecen principalmente niños entre los 4 y 12 años, con más predisposición las niñas, debido al largo de su cabello. Buscan siempre un ambiente húmedo y caluroso, de ahí que prefieren las largas cabelleras.

“La propagación se produce a través del contacto con el cabello de una persona infectada. No saltan ni vuelan. Pueden transmitirse como consecuencia del uso compartido de cepillos, peines, sombreros, toallas u otros elementos y los areneros, las colchonetas y las piletas de natación son lugares habituales de contagio”, explica el médico dermatólogo Julio Gil, secretario general de la SAD.

Aquí un ejemplo de cómo se reproducen: de cada diez liendres, nueve son hembras (ponen unos 10 huevos por día, durante 3 o 4 semanas). Si un chico tiene cinco hembras en su cabeza, en un mes tendrá 450 ejemplares entre huevos, piojos juveniles y adultos. De todos ellos, 405 serán hembras que continuarán su reproducción.

¿Qué hacer ante el contagio? Es fundamental actuar rápidamente y con el tratamiento adecuado, sin poner en riesgo la salud de los chicos, por ello antes de avanzar, se debe consultar el dermátologo infantil. La SAD recomienda 10 claves para prevenir el contagio:

1- Realizar el tratamiento al menos una vez por semana. Debe extenderse a todos los convivientes y contactos, sean o no familiares.
2- Pasar todos los días el peine fino.
3 -Usar el pelo corto o recogido.
4- Lavarse la cabeza con la mayor frecuencia posible.
5- Revisar diariamente el cabello y el cuero cabelludo, en especial detrás de las orejas y en la nuca.
6- No utilizar peines, cepillos o sombreros de personas infectadas. Esos utensilios deben colocarse en agua caliente durante diez minutos o bien en el freezer por 30 minutos (los fríos bajo cero son letales para piojos y liendres).
7- La ropa personal y de cama debe ser lavada con agua caliente o dejada en una bolsa cerrada herméticamente durante dos días, y debe ser planchada.
8- Utilizar gorras de baño en la pileta de natación.
9- Advertir o dar aviso a los lugares de concurrencia (clubes, escuelas, natatorios), para que todos los padres revisen a sus hijos y adopten normas de control y prevención.
10- No se recomienda el uso de pediculicidas en menores de dos años o mujeres embarazadas y no aplicar acondicionadores de cabello antes del pediculicida, ya que anula o reduce su efectividad.

 

https://youtu.be/HxaQOcTirS4

 

 

 

[siguienteyanterior]

Pin It en Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: