Quemaduras estivales o cuando el Sol en vacaciones nos ha pasado factura

por | Jul 28, 2017 | Ciencia | 0 Comentarios

 Quemaduras estivales o cuando el Sol en vacaciones nos ha pasado factura

Las ansias de sol y la poca (o nula) constancia al aplicar el protector nos transforma en un  blanco fácil de quemaduras de sol.

Las quemaduras solares son posiblemente  la peor parte de los meses estivales:

Porque duelen, escuecen, incluso puede llegar a provocar fiebre. No tienen piedad ni de los niños. Y sus consecuencias pueden durar toda la vida.

¿Qué tipos de quemaduras solares existen?

Quemaduras solares de primer grado, que consisten en la aparición de enrojecimiento con dolor o picor en la zona afecta que evolucionará hacia descamación o pelado de la piel. En estos casos el tratamiento que se debe seguir es el siguiente: “hidratar la piel con cremas calmantes y regeneradoras“.  Cuando llega este momento, “la mayoría de after-sun o cremas post-solares serían útiles, pero en aquellos casos más intensos se debería aplicar una crema con un corticoide tópico, ya que facilita la recuperación de forma más rápida y eficaz”.

 

Quemaduras de segundo grado. “Son aquellas quemaduras más severas en las que el daño es más profundo y aparecen ampollas con contenido líquido en la zona afecta que está muy inflamada”. “Pueden dejar marcas, pigmentación secundaria”. Además, necesitan atención médica específica. En esta situación “se aplicarán corticoides locales y curas de las lesiones. Es importante prevenir la sobre-infección de las lesiones y la cicatrización posterior anómala o la aparición de manchas secundarias”.

Mudar la piel y sus consecuencias mas habituales ……

“La única forma de no pelarse una vez te has quemado es hidratando mucho la zona y evitando roces con la ropa. Sin embargo, si la quemadura es muy profunda te pelarás de todas formas, dando lugar a piel nueva”.

Tras sufrir una quemadura solar, según la intensidad de la misma y los cuidados realizados, “puede dejarnos manchas marrones –tipo pecas o lentigos– y en casos severos incluso cicatrices“. Además,  las quemaduras solares por sí mismas “constituyen un factor de riesgo a desarrollar en el futuro lesiones precancerosas o cancerosas en la piel, sobre todo cuando ocurren en la infancia y adolescencia“. Y no es secreto que siempre son un factor que acelera el envejecimiento prematuro de la piel.

 

Síntomas de  que te estás quemando

Uno de los métodos mas clásicos es presionar con el dedo índice  la zona que se intuye quemada, ya que aparecerá como una impresión enrojecimiento sobre la piel.

Pero de forma mas efectiva lo percibiremos cuando sentimos calor, picor y luego incluso dolor sobre la zona afecta.

“En ese momento debemos de parar de forma inmediata de exponernos al sol y aplicar lo antes posible una crema hidratante-regeneradora (aloe vera, …otras)”.

 

 

[siguienteyanterior]

Pin It en Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: