Tratamiento de adiposidad localizada con Ultrasonidos NARL

Los primeros estudios realizados en seres humanos fueron publicados en el año 2002. En ellos se evaluó la combinación de ultrasonidos y ejercicio en la reducción del grosor de la grasa en la zona de los muslos. El estudió consistió en la evaluación del resultado de aplicación del ultrasonido en una de las piernas de los voluntarios y se evidenció una reducción en el grosor de la grasa, medida por ultrasonido, en la pierna tratada.
La ventaja de la aplicación del NARL, es que se consigue un efecto lipolítico mediante la inducción de la liberación de noradrenalina localizada, que no presenta los efectos difusos de la estimulación sistémica, producida en otras alternativas y actividades que se relacionan a la liberación de esta catecolamina, como es el caso del ejercicio intenso.
Estos hallazgos llevaron a plantear este estudio de valoración a nivel de la circunferencia de cintura, en la que hemos comparado ciertas medidas antropométricas antes y después de finalizado el protocolo y medido la proporción grasa, de manera indirecta, mediante impedanciometría.
Diferentes resultados ratifican que el empleo del NARL permite una disminución significativa de la grasa localizada, que se traduce en reducción de medidas y cambios en la composición corporal.
Estos resultados se alcanzan con un adecuado perfil de seguridad, pues a diferencia de otros métodos empleados en medicina estética, el índice mecánico y el índice térmico, definidos como indicadores de seguridad, están dentro de los parámetros adecuados con lo que la aplicación de ultrasonidos NARL ofrece un efecto lipolítico localizado sin causar daño tisular.
A pesar de que el Ultrasonido NARL también está basado en el ultrasonido, la frecuencia e intensidades utilizadas estimulan la liberación de la noradrenalina por las terminaciones nerviosas simpáticas del tejido abordado, de manera independiente a los mecanismos neuroregulatorios del individuo.
Las moléculas de noradrenalina pueden ser liberadas de las terminaciones nerviosas simpáticas y al acoplarse a los receptores de los adipocitos desencadenan la lipólisis. El 90% de las moléculas de noradrenalina son recaptadas y solo el 10% se acopla a los receptores. Cuando aumenta la liberación de noradrenalina en las terminaciones nerviosas, se eleva considerablemente la cantidad de neurotransmisor ligado a los adipocitos, incrementando la tasa de lipólisis.

Es importante recordar que Después de 10 minutos de tratamiento localizado con Ultrasonido NARL, el equivalente de 50 a 60 Kcal. se tiene que quemar, y esto dentro de los 70 minutos siguientes.

Las calorías adicionales se tienen que quemar en caso de un tratamiento multi-zona.

El ejercicio tipo aeróbic, equivalente a 20 minutos de caminata, de bicicleta… es suficiente.

Substitutos de ejercicio favoreciendo el metabolismo, como el sauna, infrarrojos, baños de vapor, electro-estimulación, dieta de bajas calorías, … pueden ser utilizados para quemar los FFA liberados.

En resumen, Conclusión:

El Ultrasonido NARL actúa mediante el aumento de la oferta de noradrenalina en las terminaciones nerviosas presentes cerca al adipocito, generando mayor tasa de lipólisis local.
Tras diez minutos de aplicación local se evidencia un importante incremento de la noradrenalina local y de los ácidos grasos libres, derivados de la lipólisis local.El sistema NARL es la primera técnica de lipólisis científicamente comprobada a nivel mundial a través de la liberación local de noradrenalina, basada en una combinación de frecuencia e intensidad de ultrasonido.

La reducción de grasa puede ser localizada, por lo tanto, permite programas de adelgazamiento “a la carta” (cuerpo y cara). Respetando el proceso natural de adelgazamiento, es seguro y efectivo sobre todo tipo de grasa (celulitis, subcutánea y visceral).

La acción de NARL es ignorada por nuestro sistema nervioso central, por lo tanto no hay efecto de rebote.
https://youtu.be/hmC5vBSHvkM

Pin It en Pinterest