Tu peso puede aumentar aunque en realidad estés adelgazando

 

La mayoría de la gente habla de perder peso sin tener en cuenta la pérdida de grasa. Y el peso es un factor tan variable que puede llevarte directa a la confusión y a la frustración.

“Usamos los términos perder peso y perder grasa de manera intercambiable, pero son cosas muy diferentes”

 

¿Entonces cuál es la diferencia entre perder peso o perder grasa?

Tu peso se compone de agua, grasa, músculo, huesos, órganos… y cuando necesitamos perder peso deber ser mayoritariamente grasa. Perder (masa magra) musculo o incluso densidad ósea pone en riesgo nuestra salud. De ahí la importancia de evitar las dietas milagro o soluciones mágicas. “Si deseas perder peso y mantenerlo, tienes que cambiar tu vida y el enfoque que tienes con respecto a la comida”.

“La báscula nunca refleja lo que en realidad somos, podemos ver personas con el mismo peso y ser totalmente opuestos en el aspecto físico y el estado de salud”. Una persona con sobrepeso necesita perder ese peso en exceso, donde gran parte es por grasa acumulada pero también suele existir en paralelo una retención de líquido y un desajuste general.

Si de verdad queremos preocuparnos por algo, deberíamos hacerlo por el exceso de grasa, comparado con nuestro porcentaje de masa muscular y no el peso”. De hecho, se puede hacer una dieta extrema que te haga perder peso de forma rápida pero no grasa, y volver a ganar después el doble. “Normalmente, cuando se inicia una alimentación equilibrada baja en calorías y nos olvidamos del sedentarismo, nuestro cuerpo obtiene un balance energético negativo, haciendo que se baje nuestro peso/grasa”.

Conocer la composición corporal nos ayudará a diseñar un buen plan de deportivo y nutricional en función de la necesidad de perder grasa, construir músculo, o ambos. Cuanto más masa magra tengamos, mayor gasto metabólico tendremos en reposo ya que es la parte de nuestro cuerpo que quema calorías durante todo el día para que nuestro organismo funcione correctamente.

Pero cuidados con las soluciones Milagro (dietas, medicamentos, complementos nutricionales,…otros):

En la pérdida de peso lo primero que se produce es una pérdida de líquidos, de ahí que parezca que producen un resultado rápido, pero lo que realmente está ocurriendo es que nos estamos deshinchando. Pero es obvio que si sólo perdemos líquido, éste volverá a nosotros en cuanto nos rehidratemos o volvamos al hábito previo, que es el que nos ha llevado al exceso de grasa y peso.

Tu peso varia con la retención de liquidos, esta depende de factores tan diversos como:

.- El agua y resto de bebidas que hayas tomado;

.- De los alimentos procesados y la sal que hayas consumido;

.- De que hayas orinado mucho o poco; de que tengas o no tengas estreñimiento o diarrea;

.- De que hayas hecho mucho o poco ejercicio….

.- Los picos hormonales durante la menstruación tambien influyen

Cuando nuestro cuerpo empieza a bajar grasa acumulada equilibramos nuestros líquidos evitando la retención y nos deshinchamos gracias a la comida saludable (no más procesados, azúcares libres y comida basura. El peso puede llegar a variar 1 – 2 kg de forma habitual dentro del mismo día y la edad, sexo o una posible patología también son factores a tener en cuenta.

https://youtu.be/tGCXCX8VIK4

Para saber si estamos o no adelgazando es la cinta métrica. ¿Pero como se mide la grasa corporal?

Hay muchos factores a tener en cuenta: edad, sexo, condición física, estado general, hábitos y alimentación. El Índice de Masa (IMC), que es la relación entre el peso y la altura, pero no distingue entre la masa corporal magra (el músculo) y masa grasa. Es una herramienta útil para evaluar rápidamente a una persona. Pero no la masa Grasa.

    .- Pesaje hidrostático:

Mide el peso de un individuo en tierra y después cuando está totalmente sumergido en agua. Se calcula el volumen y la densidad de la materia basándose en el principio de Arquímedes. La densidad del músculo y el hueso es mayor que la del agua mientras que la densidad de la grasa es menor. Por lo tanto, una persona con más masa magra pesará más en el agua que una persona con más masa grasa.

Es un método fiable pero en su contra no fácil de realizar.

    .- Pliegues subcutáneos:

Se lleva a cabo midiendo el espesor de pliegues subcutáneos en puntos determinados del cuerpo. Existen diversas variaciones de esta técnica. En general, mientras más puntos evaluados, más preciso será el análisis. La suma de estas mediciones junto con otras variables como el sexo, edad, talla y peso sirven para determinar el porcentaje de grasa corporal del sujeto.

En su contra solo mide la grasa debajo de la piel, no la visceral ni la intra-abdominal. Puede ser complicado tomar las medidas en personas muy obesas o excesivamente delgadas.

 

    .- Bioimpedancia eléctrica:

Mide la resistencia del cuerpo a una corriente eléctrica indolora. Existen varias opciones de equipos que utilizan una bioimpedancia eléctrica, que van desde una báscula de baño, a modelos de electrodos clínicos más sofisticados. La masa corporal libre de grasa (masa magra) contiene un mayor porcentaje de agua que la masa grasa, y el agua es un gran conductor de la electricidad. Por lo tanto, una persona con poca masa grasa impedirá en menor medida que la corriente fluya a través de su cuerpo que una persona con mayor nivel de masa grasa. Es rápida, nada invasiva e incluso portátil.

En su contra esta tecnica es sensible al nivel de hidratación y la temperatura de la piel. Cuanto más caliente, menos impedancia y viceversa. Aun cuando ambas variables se encuentran en niveles normales, la bioimpedancia eléctrica tiende a sobreestimar el porcentaje de grasa.

Otros …..

Cómo saber que vas por el buen camino

Ser capaces de mantener de forma estable un peso o unos parámetros de composición corporal durante al menos tres meses, eso significará que estamos en el camino adecuado. Ademas de no darle tanta importancia a la báscula y mucho más a lo que ves en el espejo, a cómo te queda la ropa y, sobre todo, a cómo te sientes.

 

Pin It en Pinterest