La formación es una inversión rentable. La formación no es una pérdida de tiempo o un gasto para la empresa.

La modalidad a distancia posibilita cursar los estudios desde cualquier lugar del mundo en el Campus Virtual NutriDermoVital

Diplomaturas técnicas medico estéticas, diseñado para realizarse íntegramente a distancia (online)

Luz LED para nuestra Piel, Terapia Biofotónica  descubierta por la NASA con acción antiaging

La NASA fue precursora de la denominada terapia biofotónica. A partir de ahí se ha investigado mucho sobre los beneficios regenerativos de la luz Led aplicados a la medicina estética. Estudios médicos aseguran que la utilización de LED (Luz Emisora de Diodo), en una específica longitud de onda, tiene un efecto beneficioso para la piel. Su uso continuado logra un efecto ‘beauty’ incomparable.

Un simple mordisco a una lechuga fue el gesto que demostró que los poderes de la luz LED (Diodo Emisor de Luz) no solo servían para ahorrar en la factura de la electricidad. El proyecto VegOne, puesto en marcha por la NASA en la Estación Espacial Internacional (EEI), consiguió en 2015 producir la primera hortaliza cultivada enteramente en órbita.

El astronauta estadounidense Scott Kelly y su equipo fueron capaces de crear las condiciones ambientales necesarias para que una lechuga romana común pudiera llevar a cabo la fotosíntesis y crecer como lo haría en la Tierra irradiándola con LED rojo, azul y verde. La ensalada resultante que degustaron los navegantes espaciales fue todo un hito ya que probaba que la fotobioestimulación cromática con esta tecnología era capaz de provocar actividad celular. O lo que es lo mismo, de ayudar a la generación y regeneración de tejidos.

La terapia biofotónica o fotbioestimulación, o lo que es lo mismo, el poder de la luz LED y sus distintos tipos, tratamientos y resultados, ha conquistado a miles de mujeres de todo el mundo, algunas tan influyentes, bellas y famosas como Madonna, Carla Bruni o Jessica Alba entre otras.

No es casualidad. Y este éxito, el de la luz LED, entre clientas y en el sector de la estética, se debe a factores científicos y comprobados. Una luz, la luz LED cuyos efectos terapéuticos sobre la piel se llevan utilizando desde los años 70 en tratamientos médicos para curar y cicatrizar rápidamente las heridas.

La luz Led, además, no posee efectos secundarios y puede utilizarse sin o con máscaras cosméticas y cascos capilares. Sinergia con otras técnicas.

 

¿Cómo actúa la luz LED sobre nuestra piel?

Nuestras células disponen de unas estructuras que atienden al nombre de Mitocondria, la cual es la responsable de la producción de energía o ATP. Es decir, son unas estructuras fundamentales en la salud y la enfermedad.

El mecanismo de la fotobiomodulación tiene un efecto directo en la mitocondria gracias a su propiedad fotosensible, activando los componentes de la cadena respiratoria lo que resulta en la iniciación de una cascada de reacciones celulares y, en definitiva, en una producción masiva de ATP y, por tanto, del metabolismo celular, provocando así un mayor índice en la regeneración de la piel.

para realizar terapia fotobiónica, que dispone de diferentes longitudes de onda o tipos de luz:

LOS COLORES DE LA BELLEZA

Cada longitud de onda (color) llega a una profundidad diferente y actúa de manera distinta, siete los elegidos por sus virtudes estéticas.. Explicamos las utilidades de cada una:

– La luz roja (630-730 nanómetros)

Activa la regeneración celular y el metabolismo de los fibroblastos, generando colágeno y elastina, con lo que ayuda a reducir las arrugas, cierra los poros y previene el envejecimiento.

 

– La azul (440 nm)

La ideal para combatir el acné, ya que inicia un radical del oxígeno capaz de destruir la bacteria que genera esta patología; además, reduce el tamaño de los poros, los granos producidos por el estrés o los cambios hormonales; la inflamación y las rojeces y tiene un efecto calmante en las pieles hipersensibles.

 

– La verde (525 nm)

Muy eficaz para luchar contra la hiperpigmentación ya que actúa sobre los melanocitos –células que segregan la melanina, el pigmento de la piel–, inhibiendo su producción excesiva, ayudando a suavizar las manchas, eliminar el melasma y mejorar el vitíligo y las cicatrices oscuras.

– La turquesa (480 nm) 

Activa el flujo energético intercelular y posee un efecto relajante y calmante sobre las pieles fatigadas.

 

– La amarilla o ámbar (585-590 nm) 

Estimula la circulación linfática, mejora la oxigenación y eleva el sistema inmunitario; es perfecta para regular las pieles sensibles, aportar luminosidad y suavidad, además de tener propiedades reafirmantes y actuar sobre el sistema nervioso.

 

– La violeta (405-420 nm)

La combinación de rojo y azul, favorece la eliminación de toxinas, reduce la inflamación, mejora la cicatrización y está muy recomendada después de un tratamiento medico-estético como el Botox, rellenos o láser por su acción antiinflamatoria.

 

– La blanca (800-830 nm)

Capaz de penetrar en las capas más profundas, es una gran regeneradora de las células muy indicada para combinarla con tratamientos de rejuvenecimiento intenso.

 

Cuales son los tiempos de aplicación:

Los tiempos de aplicación van de 10 a 30 minutos y los aparatos más seguros llevan un sensor que, automáticamente, mide la duración del tratamiento.

Pin It en Pinterest